“ ¿Para que os quiero pies? , si tengo alas para pintar”

“ ¿Para que os quiero pies? , si tengo alas para pintar”

Si hay una dama que representa a las mujeres y que es digna de destacar, sin duda ella  es Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderónconocida como” Frida Kahlo”, pintora mexicana que se movió en el ambiente de los grandes muralistas.

Ella nació el 6 de julio de 1907 y fue la tercera hija mujer del segundo matrimonio del fotógrafo alemán de origen judeo-húngaro, Guillermo Kahlo, quien había llegado a México en 1890, escapando de las turbulencias familiares y de una madrastra que lo hostigaba.

La madre de Frida se llamaba Matilde Calderón, y por sus venas corría sangre indígena. Un año antes que Frida había dado a luz a el único hijo varón de la familia. Lo llamaron como al padre, pero la felicidad no les duró nada, el bebé se murió a los seis días. Luego nace Frida y después tuvieron a una hija más, Cristina. Ella fue su gran amiga y compañera, pero también la responsable de la peor traición, pues fue desleala su hermandad interviniendo en una de la relaciones de Frida.

La familia Calderón-Kahlo vivía en una casa en la calle Londres, en el número 247, del barrio Coyoacán, en la ciudad de México. Hoy ese hogar es conocido como la Casa Azul, y fue convertida en museo después de la muerte de la pintora guerrera.

Frida creó una pintura personal, especial y profundamente metafórica. Quiso ser fiel a su arrolladora personalidad convirtiéndose en una pintora llena de vida;  sus pinturas representan sangre, sufrimiento, pero a la vez también representan “color.

En el año 1925 sufrió un accidente que hizo que su vida cambiara, cuando nada más y nada menos, se encontraba viajando en un bus no tan grande y poco acogedor, este fue envestido por un tranvía lo que le ocasionó una perforación en la pelvis, además de una fractura en la columna vertebral, la clavícula y varias costillas…A causa de este hecho Frida fue sometida a 32 operaciones, sin embargo fue una mujer guerrera, fuerte, luchadora, motivadora que no se dejó vencer.

Sin embargo, 1953 sufrió otro accidente del que ya no se recuperaría y debido a este golpe, tuvieron que amputarle la pierna por debajo de la rodilla. Como es evidente esta pintora fue una mujer que pasó por muchos momentos difíciles en su vida y a pesar de todo ella siguió luchando y nunca se rindió a pesar de su accidente.

Le tocó vivir otro abismo que fue la causa de las pérdidas de sus embarazos, una situación muy triste y delicada para las mujeres que siente  el deseo de la maternidad desde su infancia y no lo logran.

Se puede decir que  vivió un calvario, sin embargo no dejó de ser una mujer apasionadapor la vida, Frida pudo expresar sus sentimientos a través de la pintura, arte que le dio las alas para volar y ser ella misma, su cuerpo solo fue el medio para vivir en este mundo porque su verdadero talento iba más allá.

 

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios