MUJERES DE MI VIDA

Las personas suelen aprender a lo largo de su vida de muchas figuras femeninas que pasan a ser importantes y fuentes de inspiración para ellos. Esto porque son mujeres con mucho potencial y logran sobresalir. Por ejemplo, Emma Watson, una actriz independiente, embajadora de la ONU, protectora de los derechos de la mujer, fue nombrada una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time en 2015. Es decir, tipos de personas como Watson sin duda son muy admiradas por muchísima gente, pero ¿qué hay de las personas menos conocidas?

Es por ello que quiero hablar sobre las mujeres de mi familia y la manera en la que han salido adelante. Las mujeres de mi familia son madres solteras, cada una de ellas y en mi opinión son realmente fuertes y luchadoras por tratar de sacar adelante a sus hijos a pesar de todos los obstáculos que han tenido; mi madre me sacó adelante, me hizo una persona independiente. Puedo decir que cada una ha sido realmente importante y realmente admiro todo el esfuerzo que hacen. Sin embargo, deseo hablar sobre una en especial, cómo sale adelante, siendo fuerte y luchadora a pesar de las circunstancias, su nombre es Liliam a quien más admiro por todo lo que ha pasado, a quien llamamos cariñosamente Lili.

Lili siempre ha sido como una madre para toda mi familia y es la protectora de cada uno de nosotros; ha sido ejemplar e inspiradora para mí, es la más cariñosa y amable sin dejar a lado su disciplina amorosa. Es mi mayor fuente de valentía y enfrentamiento a situaciones adversas ya que ha vencido dos veces al cáncer; su historia sobre esto está llena de emociones y retos, y es que a pesar de haber sentido mucho malestar, reprimió sus sentimientos para no preocupar a nadie. La primera vez que le diagnosticaron aceptó su realidad y siguió adelante con el apoyo de todos, era devastador y triste, estuvimos junto a ella; afortunadamente pudo vencerlo después de un intenso tratamiento.

Pasaron 7 años, comenzó a sentirse el mismo malestar en el mismo lugar, de nuevo el cáncer volvió,  como la mujer fuerte que es, siguió luchando y nunca perdió la fe logrando derrotarlo por segunda vez. Aunque todo esto sucedió en mi infancia y mis recuerdos han sido pocos, ellos me han marcado en mi crecimiento, fueron mi inspiración y aprendí de Lili a enfrentar problemas, enfermedades y situaciones duras de la vida sin dejar de ser una persona amable y amorosa, ya que a pesar de sus dolores siempre nos brindó su apoyo, nunca dejó de amarnos.

Esta crónica habla de la mujer a quien más admiro, sin embargo le quiero dedicar esta crónica a todas esas mujeres que no pudieron vencer al cáncer y a sus familiares, les muestro mi respeto y apoyo, porque cada una pasó por eso no puede solamente dejárselo a la suerte y lucharon en su momento tratando de seguir adelante, así que no solo es una enfermedad mortal, es la valentía y enfrentamiento de cada persona.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios