LA CRONICA DE UNA MUJER FUERTE

Escritor: Justin David Velasquez Fernández   

Ella nació, en un pueblo de Santa Bárbara por los años, de 1972, creció con seis hermanos, realizó su educación primaria en la escuela Dolores Sabillon. A la edad de 11 años emigró a la ciudad capital, con la intención de seguir estudiando, pero le fue difícil porque económicamente sus padres eran de bajos recursos, esta joven empezó a trabajar, como empleada doméstica, a la edad de 12 años. Hubo un jefe, que la animó a trabajar en el día y estudiar en la noche. Esta joven dama pudo graduarse de la carrera que ella deseaba. En el trayecto de su vida se le presentó, otra oportunidad de empleo, donde una compañera de estudios la invito a dejar su currículum en una oficina, lo leyeron y les pareció sumamente interesante. Al día siguiente la llamaron y se hizo presente: ella siempre estaba estudiando y emprendió un nuevo trabajo, donde se superó un poco económicamente. Transcurrieron 3 años de carrera y se graduó de Perito Mercantil y Contador Público. Esta linda joven siguió explorando en su trabajo y ahorró para comprar un establecimiento donde ella tenía su propia empresa en el año de 1993; en ese mismo año conoció a un joven. En el año de 1994, se casó y procreo su primer hijo en el año de 1996. Siempre teniendo su empresa, esta dama siguió sus estudios en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. En el año 2000 se matriculó en la carrera de Ingeniería Industrial, pero abandona el estudio porque siguió con su negocio. En el año de 2002 matriculó a su primer hijo, le dio sus estudios, finalizando su carrera en el año de 2013.

En el año 2010 nació su segundo hijo, siguiendo con su negocio ella decide matricularlo en el kínder a la edad de cuatro años, pero como el niño era muy activo solo curso un año de preparatoria, y lo matricula en la escuela Henry Merriam  Weddle , donde  está culminando su año escolar. Esta joven dama los ha sacado adelante con sus propios esfuerzos, demostrándoles a ellos los valores más importantes infundiéndoles, el respeto, la honestidad, la responsabilidad, la disciplina, la solidaridad, la integridad, la sociabilidad, la cristiandad, la honradez, la puntualidad, el amor, el deseo de superación y el compromiso hacia ellos la hicieron una mujer fuerte, servicial, capaz de enfrentar todos los obstáculos, que se le presentaron. Esta joven se demostró a sí misma que era una mujer con mucho camino por recorrer, con mucho coraje para seguir adelante, olvidándose de sí misma. Dándole lo mejor a sus hijos el talento y la humildad.

Esta linda dama quiere seguir adelante con la ayuda de Dios

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios