El legado de nuestras abuelas

Es sorprendente ver como en el mundo de las celebridades existen polémicas
por celos, adicciones, infidelidades, rupturas y divorcios, la gran mayoría han
marcado un antes y después de la historia de sus vidas. Y es una tendencia en
donde pasan del amor verdadero al odio más fuerte.
Es triste pensar como muchas de esas celebridades que nos hicieron soñar, e
hicieron a que nos sintiéramos identificados, profesionalmente con uno de
ellos, nos hicieron recordar que también los ricos y famosos también lloran.
Muchos de ellos se ven ante el mundo como matrimonios perfectos y han
acaparado la atención de muchos seguidores, nos han dejado ver que tras
ellas hay muchas infidelidades, engaños y traiciones.
Haciendo comentarios entre varios miembros de mí familia interviene tía Juana,
mujer que ha sido ejemplo en la familia. Ella nos relata la vida que ha llevado
con tío Tule, ella nos dice que existen infinidades de historias de amor (y
desamor), pero que el legado que han dejado nuestras abuelas siempre hay
que saberlos conservar, aunque físicamente no estén con nosotros.
Uno de los conflictos que tuvo, fue ser ama de casa no le daba remuneración ni
tampoco podía gozar de reconocimiento social, en aquel entonces, estuvo clara
que nunca iba a tener vacaciones ni tener despido por parte de Tule pues entre
ser maestra, cocinera, niñera, entrenadora, guardia de la noche y del día nunca
iba a ser la buena trabajadora y excelente mujer que ha sido reconocida.
Nos enseñó que es momento de que nuestros jóvenes, en la familia sepan
cómo lidiar con el demonio interior que los hacen defraudar, ella cada día nos
incita con la voluntad a cumplir con rectitud de intención, sinceridad y respeto
con las promesas hechas en el altar. Nos aconseja mucho a seamos pacientes,
sepamos convivir con nuestras novias sin reservar desviaciones hacia terceras
personas, aprovechando a como saber satisfacer nuestros deseos y

necesidades afectivas solamente con su pareja. Y que la vida no siempre es
color de rosa siempre hay etapas en las que siendo jóvenes cometemos
errores, pero hay que sobreponerse a las adversidades, saber dirigir nuestras
conductas y combatir siempre en todo momento con sana rebeldía.
Ohhh, me gusta aliarme a las personas mayores porque siempre nos dan
buenos consejos y nos relatan cosas que no es común escuchar entre
muchachos de nuestra edad, por ejemplo nos enseñó que en el primer año de
boda se cumplió el aniversario de boda de papel, a los 5 años las bodas de
madera, a los diez las bodas de aluminio, a los veinticinco bodas de plata, a los
50 bodas de oro, que es la etapa que está disfrutando en vida, y por último las
bodas de huesos que son a los cien años después de haberse casado, y es lo
que más desea, de lo contrario descansaría con su amado por toda la
eternidad.
Hagamos que nuestras niñas sean ejemplos como tía Juana, mujer
trabajadora, madre de familia y ejemplar.

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!