La osadía de María con su aguja y su dedal

Todos tenemos a alguien a quien que admirar. Algunos podrían mencionar a su mamá, a su maestra, a su hermana, etc. Pero la persona a la que yo admiro es a la maravillosa María Ossa de Amador.

Para quienes no la conocen, María fue la mujer que hizo posible que la bandera panameña existiera. Ella nació el 1 de marzo de 1855, en Panamá. Estaba casada con Manuel Amador Guerrero, un doctor y político. 

María le pidió a su hijo Manuel Encarnación que diseñara la bandera, mientras que ella y su cuñada Angélica B. de Ossa compraron las telas en distintos establecimientos para no despertar sospechas: La Dalia, El Bazar Francés y A la Ville de París. Ya que la idea de hacer una bandera panameña fue rechazada por el tratado Bunau-Varilla, no podían dejar que alguien se enterara de que una bandera estaba siendo creada, y la confeccionaron en secreto, adentro de una casa abandonada con solo una lámpara de kerosén y una máquina de coser portátil.

El 3 de noviembre de 1903, la bandera fue presentada al pueblo, el cual la aceptó. Ese mismo día, fue paseada por primera vez. Muchos quizás pensarían que todo lo que involucró la creación de la enseña patria fue algo simple de hacer, pero cuando lo que estás haciendo es algo considerado como un acto de rebeldía hacia un gobierno, es mucho más difícil su proceso. 

Si su plan salía mal, y las descubrían mientras confeccionaban la bandera, podían castigarlas de manera grave, y de paso, a todos los que sabían del plan libertario. Si no las descubrían en el proceso de confeccionar las banderas, pero luego si algo salía fuera de lo planeado, también habrían tenido serias consecuencias.

Cuando leo sobre su historia, me doy cuenta de todas las veces en que me he quedado callada por miedo a que me regañaran, pensaran mal de mí, me criticaran, etc., y me doy cuenta de lo difícil que es hacer lo que ella logró. La valentía que toma dedicarse tanto a una causa y finalmente hacerlo a pesar del miedo que sientas es mucha, y eso es muy admirable.

María no solo hizo la primera bandera panameña, sino que también llegó a ser la Primera Dama de Panamá, cuando su esposo Manuel Amador Guerrero ganó la presidencia en 1904. El 5 de julio de 1948 falleció María, y aún hoy la recuerdan como una de las figuras claves para lograr la independencia nacional.

¡Qué mujer tan increíble! Porque fue la responsable de hacer esta gran hazaña. Era muy resiliente, alguien que me inspira todos los días a ser una mejor versión de mí a pesar de todas las cosas que pasen. Cuando siento que no puedo hacer algo, pienso que quizás María tampoco creía que todo lo que hizo fuera en principio difícil, pero que, al hacerlo, demostró que sí era posible. A veces pienso sobre el miedo que debió sentir María al tener que cumplir su misión en medio de la noche, a una casa abandonada, solo con una lámpara y una máquina de coser, y me siento mal por todas las veces en que preferí la comodidad sobre el esfuerzo y el compromiso. Esta fue María Ossa de Amador, una decidida patriota.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios