La Mujer de la Física.

 

 

La mujer de la Física

Por: José Camilo Álvarez P.

 

Siendo de mi mamá la protagonista de esta crónica, todo comenzó a los 6 años, mientras cursaba el primer grado de primaria. A pesar de su corta edad era conocedora de la suma, la resta, lectura silábica y escritura gracias a las enseñanzas de la señora Judy, mi abuela.

 

Tiempo después, al completar su primaria, ingresa al Instituto Justo Arosemena, centro educativo de carácter privado; por su alto nivel académico saltó del primer año al tercero de secundaria cursando las materias básicas en dos meses de curso intensivo, terminando su bachillerato en ciencias con tan solo 15 años.  Reconozco que son muy pocos los centros educativos que se dedican a fortalecer y reconocer el desempeño estudiantil, lo que en nuestros días se considera como altas capacidades.

 

Concluida la secundaria, se le ofrece la oportunidad de estudiar en la Universidad Tecnológica de Panamá, cursando dos carreras seguidas: Ingeniería Industrial y Licenciatura en docencia en Física, culmina exitosamente ambas licenciaturas; posteriormente, se recibe como profesora en docencia en física.  Interesante para este momento que se formaban muy pocas docentes femeninas con esta especialización. A partir de este momento pudo laborar en distintos planteles de regiones educativas como Colón, Panamá Centro y Panamá Oeste.

 

Aplica para una beca de excelencia en ciencias para un Post Grado en Enseñanza de Ciencias por Indagación, avalado por SENACYT, graduándose con el primer puesto de honor.  Al culminar estos estudios especializados participa por un periodo de 3 años en la preparación y acompañamiento de educadores de nivel primario para aplicar estrategias indagatorias a los chicos desde preescolar hasta séptimo grado que permitan mejorar el proceso de enseñanza- aprendizaje de las ciencias.

 

Para el año 2015, cada 11 de febrero la Organización de las Naciones Unidas instauró el día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia. (ONU, 2015), y siento que la dama protagonista de esta crónica es un ejemplo digno de imitar, ya que actualmente continúa su desarrollo profesional cursando una especialización en enseñanza de la Física, con beca de excelencia por SENACYT, y a la vez mantiene las atenciones adecuadas de su hogar y su trabajo docente impulsando el desarrollo de las ciencias a través de proyectos científicos siendo tutora.

 

Considero que mi mujer de la Física, mi madre, es una mente brillante con corazón dorado y fuente de inspiración.

 

 

 

 

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios