Mujer, orgullo y lucha de una afrocostarricense

Mujer, orgullo y lucha de una afrocostarricense

Austin Alfaro

¿Quién esperaría que, frente a los ojos azules del mar, un 7 de julio de 1935, en Puerto Limón, estaría naciendo una valiente defensora de quienes vivían y viven en la injusticia? De padres inmigrantes jamaiquinos, que, desde pequeña, con el apoyo de su madre, participaba en eventos católicos siendo ángel, que no era típico de su época, serían los grandes pasos de una pequeña niña que se convertiría a lo largo de su vida en una voz referente para la cultura afrodescendiente y la provincia tan olvidada de Limón.

Eulalia Bernard, una mujer que rompe paradigmas, a quien no la detienen los muros impuestos por la sociedad y que estaba orgullosa de ser “Rotundamente Negra” como lo dice Shirley Campbell. Convencida de la importancia de que los jóvenes y niños conozcan su historia, su cultura en la educación dando miles de aportes, se convirtió en la primera mujer afrodescendiente de graduarse en la Universidad de Costa Rica en estudios para la enseñanza de inglés, una escritora que en cada uno de sus poemas nos regala crítica, lucha, negritud, gozo, nostalgia, realidad. Cuando la leemos nos hace vibrar el pecho y sentir un suspiro en lo profundo del alma. Ella ponía su corazón y fuerza para alzar su voz, alzar la bandera en son de lucha, por todos los afrodescendientes, de defender su extraordinaria cultura, decir sin miedo verdades que no se decían sobre el descuido y el abandono de Limón, de su gente, de personas que les miran, les hablan con odio, de esa mirada de discriminación sin ver que somos hermanos de una misma patria, de raíces que llevamos en la sangre.

Esa misma mirada que ponemos muchas veces con los migrantes, ese abandono del gobierno, económico, educativo, de seguridad a pesar de lo mucho que la población afrodescendiente nos ofrecen con el sudor de sus frentes sin que se lo agradezcamos y los dejan, sin ver las ganancias de su esfuerzo, lo injusto que es nuestra falta de conocimiento de su cultura, historia, tradiciones, raíces, idioma criollo limonense, el grano oculto entre sus cabellos trenzados que esconden una historia, su ropa, su calipso como el de Walter Ferguson. Debemos combatir para acercarnos más a nuestros hermanos costarricenses y que bajo el azul, blanco y rojo podamos convivir con respeto, celebrando, compartiendo, cultura, tradiciones unos con otros.

Todas esas luchas en las que Eulalia dirigió su vida, en poesía, como escritora, activista costarricense, diplomática y educadora además de velar por la incorporación de hombres y mujeres afrodescendientes en diversas áreas de la vida, donde intentó llevar sus obras en su aspiración de ser diputada por el partido Pueblo Unido, convirtiéndose en la primera candidata a diputada afrodescendiente por un partido no tradicional y comunista. En sus viajes de estudio y trabajo pudo observar las luchas en diferentes puntos del mundo, presente por varias décadas en la política como esa voz de verdad cuando se tenía que pronunciar, amiga de las minorías y defensora de la afrodescendencia, mujer imparable que combatió contra los paradigmas por una patria de paz, amor, con los que fue reconocida con diferentes premios.

Eulalia Bernard partió a compartir en otro lugar con la fuerza de los vientos, la sonrisa y tranquilidad de la brisa el 11 de julio del 2021. Mujer admirablemente orgullosa de ser quien, y cómo era, nos dejó sus luchas como gran legado que espero que se culminen a favor de la justicia para unirnos como costarricenses sin importar la etnia.

Construyamos una patria de igualdad de oportunidades y sin discriminación, con conocimiento e importancia de todas nuestras provincias, pueblos indígenas y los nuevos ciudadanos que vienen a formar esta gran patria libre, donde nos conozcamos y celebremos juntos nuestra historia y a personas como Eulalia Bernard y su aporte como ejemplo de orgullo, lucha y resistencia femenina, una imagen que perdurará en los ojos vidriosos de un niño, de una niña que se miran al espejo con orgullo de verse y ser como es, hermosos y perfectos.

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!