El poder de una mujer visionaria

Despertar, estudiar, regresar y dormir. Esto era en lo que se resumía mi vida. Era prisionera de una monotonía asfixiante, donde la depresión parecía una eterna condena. No fue hasta que encontré un rayo de luz en un programa nombrado Innovanation, en el cual conocería a una mujer que me cambiaría la vida. Esta mujer es Karin Sempf Sáenz, empresaria, activista, pero más que eso, mi mentora.

Su historia inicia como secretaria de una empresa cuyo nombre los susurros del tiempo se llevó, gozando del inicio de sus veinte, dejando la vida pasar. Sus sueños se veían aplastados bajo las exigencias de pudientes hombres sentados en sillas de cuero. Sin embargo, su amor por querer hacer la diferencia y ser libre fueron las que le dieron el coraje de decir:

̶ ¡Renuncio!

Tomó un papel, pluma y firmó su acta de renuncia, decidiendo perseguir sus anhelos. Cansada del bucle y los constantes acosos por parte de sus compañeros masculinos, Karin declaró para sus adentros:

̶ ¡No más!¡Seré mi propia jefa! ̶ y con la misma pluma con la que firmó su renuncia, trazó el nombre de su primer negocio.

Comenzó como un pequeño emprendimiento para ayudar a familias extranjeras a mudarse a territorio panameño, después de todo, su padre no tuvo tal ayuda cuando llegó de Alemania para trabajar. Su travesía como primera mujer empresaria de su familia inició con varios baches, decepciones y grandes pérdidas, pero Karin se mantuvo firme a su sueño de libertad, con la esperanza de que aquello incidiría en un gran cambio.

Pasaron los años, y como los milisegundos que tarda un colibrí en alzar vuelo, así mismo hizo su pequeño negocio, alcanzando la grandeza, trabajando hombro a hombro con empresas multinacionales y organizaciones.

Y aunque todo iba bien, para ella algo no cuadraba, algo faltaba para Karin. Y tal y como su destino lo tenía planeado, una tragedia fue la que la llevó a convertirse en quién realmente debía ser.

Luego de sobrevivir una peligrosa colecistectomía, Karin se unió al programa de “Vital Voices Washington”, donde reconectó con amigas del pasado y consigo misma, descubriendo su propósito. Entró en el mundo del voluntariado y se hizo miembro de la organización. Trabajó ayudando a decenas de madres adolescentes y mujeres a salir adelante, enseñándoles acerca del liderazgo y a valerse por sí mismas, lo que la llevaría a un día dirigir “Voces Vitales Panamá”. Aquí vio a mujeres siendo dominadas por la ignorancia, ciegamente independientes a un sistema donde las finanzas e inversiones son de color azul. Consternada, ella decidió crear un programa donde los jóvenes pudieran ser educados en temas imprescindibles para la vida, con el fin de liberarlos de este destino.

Y así nació Innovanation, un programa para educar a niños y jóvenes en el emprendimiento sostenible, ciencias y liderazgo. Al sol de hoy, su idea ha impactado a cientos de jóvenes a nivel nacional, incluyéndome. Gracias a ella, me he podido convertir en una mujer completa, con visiones monumentales. Ella fue la razón de que yo pueda tener un futuro más feliz, donde la depresión sea historia, viviendo para crear una mejor sociedad. Actualmente, su fervor por enseñarme sigue vivo, sin importar cuán ajustada su agenda este.

Puedo decir con mucha certeza que, gracias a Karin Sempf, la juventud del futuro podrá tener la oportunidad de ser finalmente libre…libre de una eterna monotonía.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios

  1. Qué interesante modelo. Este texto es el reflejo del gran impacto de Karin en la juventud.
    Has presentado buenos datos acerca de esta joven empresaria y promotora de la educación, pero podemos organizar algunas ideas:
    Al inicio das un dato acerca de la cantidad de trabajadores a nivel mundial. Me parece que debes verificarlo, no creo que sea correcto. Si en el mundo viven miles de millones de personas, 5.1 millones de trabajadores es una cifra muy baja.
    Te pediría un poco más de detalles de las actividades que promueve Karin. Quizás puedas describir una de las iniciativas en las que has participado: qué se hace en ellas, cómo aprendes liderazgo. ¿Qué tal si inicias con esa experiencia tuya en esos talleres? Y de ahí partes a todo lo que muy bien has planteado de Karin.
    Nos vemos en la segunda edición. Buen trabajo.