Naturaleza, A Través de los Ojos de Erika

Hay una panameña trabajando en la NASA y su nombre es Erika Podest. De niña iba a diferentes expediciones en el medio ambiente, y de grande ayuda a construir satélites para ir al Espacio y trabaja en misiones para medir los ecosistemas cambiantes de la Tierra desde allá arriba.

Erika, una panameña que ama su país, trabajó duro para estar donde está. Ella comenzó sus estudios en el Colegio St. Mary en Panamá, en donde nació su amor por la naturaleza, gracias a sus padres que amaban estar al aire libre y aventurarse por todo Panamá, “Siempre estábamos en alguna actividad al aire libre, ya fuese ir a Taboga, de pesca al lago Gatún, a acampar, de buceo o a la playa, cualquier actividad pero todas relacionadas con el medio ambiente”. Estar tanto tiempo en contacto con la naturaleza hizo que Erika le tuviera un respeto inmenso y un amor hacia el medio ambiente.

En sus años universitarios estudió ingeniería eléctrica en Embry-Riddle Aeronautical University en Prescott, Arizona donde estudió para obtener una licencia de piloto privado, donde en uno de sus vuelos solitarios tomaba fotografías desde las alturas, de la flora de aquel distrito en el que se encontraba, lo cual la llevó a interesarse en el estudio del planeta tierra. “Después de estudiar ingeniería eléctrica, sentí que necesitaba enfocarme un poco más y quería hacerlo en tecnología aplicada al medio ambiente. Así es como encontré los programas de maestría y doctorado que tomé”.

Desde 2009 la doctora Podest trabaja en la NASA. Comenzó como pasante de maestría en 2006 hasta 2008, en donde ella desarrolló su tesis de doctorado lo que la llevó a tener varias oportunidades para luego ayudarle a que fuera posible ser parte del equipo de la NASA. Sus investigaciones conllevan en estudiar las imágenes del planeta tomados por un satélite y estudiar el ecosistema del planeta, específicamente el terrestre, y ver cómo están siendo afectados por el cambio climático, también se encarga de identificar impactos que influyen y cambian el ambiente como el calentamiento global en la vegetación; el descongelamiento de los glaciares y de los suelos permanentemente congelados en los humedales a nivel global y en los recursos hídricos. 

Actualmente está trabajando en proyectos como NASA-ISRO SAR Mission, que medirá todas las variables de los ecosistemas cambiantes de la Tierra, más este no es su proyecto favorito. El proyecto Soil Moisture Active Passive, mejor conocido como SMAP, es un proyecto que llevó un satélite al espacio para medir cuánta agua se estaba acumulando en el suelo del planeta, esto se obtuvo mejor no desde la Tierra, sino desde el espacio, Erika mencionó este ser su favorito ya que dijo que poder ser parte y ver de cómo un proyecto a papel se lleva a cabo a realidad, ese proceso fue un proceso muy lindo y increíble de presenciar. 

Como científica pudo medir el ambiente de la tierra, ya que fue valioso “entender mejor el ciclo del agua y predecir con mayor precisión la producción agropecuaria, el tiempo atmosférico y la identificación de áreas propensas a sequías, inundaciones y derrumbes” afirma Podest.  Además estos estudias ayudan a definir áreas en riesgos de enfermedades por mosquitos, malaria y la fiebre amarilla.

Mujeres como Erika nos inspiran a nosotras las mujeres a lograr grandes cosas, como “trabajar para influir positivamente en nuestro mundo” como dijo Erika, y a no tener miedo de salir de lo común y hacer lo que nos gusta, siempre manteniendo nuestra humildad por más exitosas o famosas que seamos, como ella lo ha hecho.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios

  1. Jade, qué buena historia tienes entre manos. ¡Felicidades, además, por cómo contaste ese tremendo personaje!
    Creo que algo que podría enriquecer tu texto es hacerle un cambio a la manera en la que arrancas: debe ser poderosa como la historia de la propia Erika. Te recomiendo que empieces enganchando a tus lectores con una idea como “Hay una panameña trabajando en la NASA y su nombre es Erika Podest. De niña iba a pescar a Taboga y Gatún, y de grande ayuda a construir satélites para ir al Espacio y trabaja en misiones para medir los ecosistemas cambiantes de la Tierra desde allá arriba”… y continúas.
    Creo también que Erika debe ser incorporada un poco más al texto, puedes incluir frases que te haya dicho. Cítala cuando cuentes algo emocionante que ella te narró. ¿Cómo se sintió cuando vio que el satélite que ayudó a preparar salió de la Tierra? Si lo tienes, agrégalo, pero en voz de ella, usa las comillas para citarla. Revisa tu conversación con ella, fíjate si hay algunas otras frases que te puedan servir para darle más vida a la historia.
    Y me gustaría que ensayaras otro cierre, puede ser una frase que ella te haya dicho y que sea muy poderosa (imagínate que esto es el libreto de una película de Marvel y que para que la película se acabe necesita que el actor principal diga algo realmente bueno, célebre, que te deje picada o emocionada). También podría ser una idea que nazca de ti, pero es importante que como en el texto no te has incluido como un personaje y narras todo en tercera persona, tu cierre se mantenga así. Tú, contándolo todo desde afuera.