Tema Progreso
0% Completado

Ahora les daré algunos palabras que los ayudarán a encender las alarmas y parafrasear lo que dicen para hacer el mensaje más potente




Tengo que  y Debo –  Quiero

“Tengo que” o “debo” nos hace sentir sin control ni poder, es otro quien decide y yo solo obedezco. Produce la sensación de que alguien elige por mí, que me manda y que estoy obligado al capricho de otro, por encima de mi interés. 

Cuando digo “quiero” o “voy” hablo de mi gusto, placer o interés, y mi cuerpo buscará ayudarme a lograrlo. Encontrará razones para hacer lo que quiero.  Es mejor utilizar la palabra QUIERO

Ejemplo: Usar “quiero ir a la fiestaen lugar de “tengo que ir a la fiesta”. 

Uno – Yo

Al decir “uno”, no se sabe quién es el sujeto y el cerebro no se identifica, por tanto no colabora. El cerebro trabaja con el mínimo esfuerzo, entonces piensa que es UNO y no yo quien debe presentarse y hablar o accionar. Por eso, es mejor decir “YO”, así el cerebro se involucra y colabora.

Ejemplo: Cambiar “a uno se le perdieron las llaves”, por “a mí se me perdieron las llaves”.

Culpable – Responsable

“Culpable” es una palabra con mucha carga negativa, nadie quiere ser culpable de nada, y una vez que eres culpable, difícilmente puedas cambiar esa condición. 

El responsable puede olvidar algo o equivocarse, pero como se siente responsable hará lo necesario para enmendarlo. Además, quien lo solicita, cree que todo puede mejorar.

Ejemplo: “Eres culpable del salón desordenado”. Cambiar por “Eres el responsable del salón, así que por favor, resuelve esto”.

Pero –

“Pero” viene después de algo positivo que omitimos para resaltar el error que se cometió y nos quedarnos ahí. Es muy utilizado por personas con mensajes parentales de “sé perfecto” que solo suelen buscar el puntito negro en una hoja blanca. 

Es mucho mejor, utilizar “Y”, que aporta algo para ser sumado a lo que ya se tiene, para multiplicar fortalezas. 

Ejemplo: “Tu informe está muy bueno pero la carpeta está fea”. Cambiar por “el informe está bueno, y una carpeta nueva le dará más presencia”.


Para retroalimentar

Uno de los momento cercanos en que te será muy útil este lenguaje, será cuando quieras retroalimentar a tus compañeros. Allí será muy útil recordar todo esto.  

Por ejemplo: 

  • Describe desde el sí, desde lo que quieres que pase. 
  • Evita los “peros”, los “debes” y otras palabras con cargas negativas.
  • Mantente preciso obviando los “siempre” o “nunca”, a menos que sean absolutamente ciertos.

La recomendación es que te mantengas escuchándote por un tiempo, hasta que elimines y sustituyas las palabras que rompen tu comunicación. 

¡Cada uno conoce sus patrones al hablar!