Seis vidas por vivir

¿Camarones?, jerga panameña que se refiere al trabajo temporal que hace una persona.

Actualmente ella tiene 45 años, aunque si la vieras aparenta 35.

No creerías si te dijera que es madre de 6 hijos; los dos primeros estudian en la Universidad de Panamá (UP), le siguen tres y estudian la primaria en un colegio particular en la ciudad, su última y única hija mujer, está por culminar el preescolar. No es una mujer casada, solamente está comprometida con un chiricano. Están juntos alrededor de 13 años. Se conocieron en 2008 aproximadamente, se conocieron en el trabajo, luego de que ella buscara sin parar “camarones” para mantener a sus hijos, ya que la relación con su pareja anterior, no funcionó, y él no daba pensiones.

Era una niña cuando se enteró que estaba embarazada por vez primera, ¿cómo les iba a decir a sus padres que con catorce años estaba embarazada?. Trató de ocultarlo , pero pasaba el tiempo y cada vez la panza era más notable. Sus padres al darse cuenta la echaron de la casa.

Desesperada, no sabía dónde ir, a los días, regresó a su hogar donde seguían los gritos y discusiones. Sus padres querían que abortara, no quiso, era la única condición para quedarse en casa, ella sin pensarlo se fue y  encontró, en su tía, resguardo en Tocumen. 

Luego de lo sucedido, solamente esperaron hasta que naciera su hijo, casualmente nació el 25 de diciembre, por lo cual, decidió llamarlo Jesús. 

Su tía con mucho amor y cariño los recibió, tenía buenos tratos hacia su sobrina, tanto así que acepto cuidar al hijo de su sobrina mientras ella saldría a trabajar, lo cuidaba de la mejor manera, como si fuera su hijo propio, siempre estaba al pendiente de el. Al pasar unos dos meses de estar viviendo en casa de su tía, se empezaron a dar actitudes extrañas por parte del esposo de su tía, el cual le hacia comentarios fuera de lugar, las miradas eran constantes, a tal punto que ya no le tenia respeto y sus acosos eran cada vez más, ella lo evadía y no le prestaba atención, cosa que le molestaba, tanto así que mientras ella estaba distraída el la tocaba, ella se negaba, él se molestaba y la golpeaba, incluso un día llego a abusar de ella. Con mucho miedo, no podía asimilar lo que había sucedido, estaba paralizada y en lo único que pensó en ese momento fue en su hijo y en que le podía hacer daño, lo que la lleno de valentía y la llevo a huir con su hijo, con el poco dinero que tenían.

Pasaron los años y  abrió un puesto de frutas, luego comenzó a vender comida en su barrio El Chorrillo, donde vivía. 

Vino su buen tiempo y conoció a su prometido y empezó a trabajar con él en una joyería, pero luego ella abrió una pequeña abarrotaría.  Quedó embarazada por cuarta vez, ya su vida era estable. Pero así como hay tiempo de vacas gordas… están las de vacas flacas, su micro empresa empezó a reducir ingresos; en esos tiempos también se entera que ha quedado otra vez embarazada.  Ahora los gastos eran más, ya que la familia iba creciendo. Equilibrándose económicamente, por un tiempo. No pasan ni dos años, y se entera que va a tener otro hijo.

Esos nueve meses fueron los peores de su vida, ya que muchas veces la bebé tuvo riesgo de morir, e incluso era probable que naciera con síndromes. Sufrió de ansiedad por varios meses, a causa del bebé. Pero al final, el parto salió muy bien.

En el año 2021 en pleno Covid, ella quiere invertir en un restaurante frente a la lotería nacional, llamándolo Marie ‘s restaurant. 

Siguiendo los protocolos adecuados sabe que todo le irá bien, ya que siempre ha estado con Dios de su lado. Cuenta que nunca dejó de creer en él, ni en los peores momentos. Y le creo, todo irá muy bien…. 

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios

  1. Betsabé, me gusta mucho el tercer párrafo, cuando inicias diciendo: No creerías si te dijera que es madre de 6 hijos… Allí cuando explicas rápidamente el presente de la mujer, y luego cuando comienzas el relato en detalle desde el primer embarazo, a los 14 años.

    Técnicamente, en la crónica eso no se debería hacer, sino contar todo de forma ordenada (desde el inicio hasta la actualidad). Pero esas licencias de pausa que has hecho, también se pueden hacer. Y tú lo has hecho bien en ese tercer párrafo.

    No obstante, hay otros puntos que podemos mejorar.

    Por ejemplo, “Camarón” NO se refiere a una persona que trabaja temporalmente (como dices), sino más bien el TRABAJO temporal que hace una persona.

    Tampoco existe la Universidad Nacional, sino la “Universidad de Panamá (UP)”. Y en lugar de “colegio privado”, podrías usar el nombre correcto: colegio particular.

    Luego hay otro punto muy bueno de tu crónica, que se puede explotar un poco más: cuando se va a vivir con su tía.

    ¿Cómo era el trato de su tía? ¿Cómo atendía a su bebé? ¿Cómo se fue dando la situación que terminó en abuso sexual por parte del esposo de su tía? ¿Cómo es el momento que se llena de valor para salir de esa casa a un mundo desconocido? Si dedicas unas líneas a describir ese momento crítico, seguro el lector podrá encontrar respuestas a todas estas preguntas.

    Algo similar podrías hacer con el último párrafo. Explicar un poquito ese crecimiento económico, antes del shock de la llegada de un nuevo embarazo.