La vida es Sueño

Virginia Wolf

“La vida es sueño; el despertar es lo que nos mata”.

Vivir del arte es una elección difícil de hacer, es elegir el corazón sobre el raciocinio que maneja nuestro cuerpo, elegir la libertad en medio de una guerra, es no moverte al ver a una tormenta acercarse. Pero vivir para el arte, ahora y siempre, vuelve una vida eterna, es más que entregar tu alma por una causa, es convertirte en la causa y cuando el alma se enlaza con ella, muchos se convierten en la tormenta, y a lo largo de nuestra historia pocos han sobrevivido para ver el alcance de su ramé.

Virginia Wolf es una de esas vidas que eligieron vivir para el arte, una escritora capaz de plasmar la conciencia en papel, y capaz de dejar en cada página los recuerdos de una vida y un poco de su conciencia.

Virginia, también llamada Adeline virginia Stephen, nació en Londres en 1882, su educación nunca salió de sus paredes, y junto con su hermana tuvieron una educación con tutores privados. Muchas veces, el acceso a ciertas cosas puede cambiar el rumbo de una vida, como lo fue la biblioteca de su casa para virginia, fue su habitación propia[1], por ella se enamoró perdidamente de la lectura.

Por desgracia su vida estuvo infestada de una enfermedad que en su tiempo no tenia un nombre, un trastorno bipolar con fases depresivas, en donde su primer pico fue a sus 13 años, con el fallecimiento de su madre por un ataque al corazón y más adelante, la muerte de su hermana y su padre. Cuando el faro empieza a apagarse muchos barcos se quedan sin deriva.

Sin embargo, Virginia tenía la capacidad de transformar el dolor en arte, su máquina de escribir y su tinta eran capaces de atrapar mucho más que pensamientos o líneas vacías, eran capaces de capturar una vida y encerrarlas para siempre en cientos de libros alrededor del mundo.

La forma de escribir de virginia es bastante interesante, si algún día lees sus novelas te darás cuenta de que intentaba hacer que la conciencia quedara plasmada en cada párrafo. La mejor recomendación al leer sus novelas es intentar no pensar demasiado, dejarte llevar para que seas arrastrado junto con ella por las olas que te arrastraran a través del papel.

Pero virginia no es recordada solo por sus novelas llenas de ideas, también porque llegó a expresar a través de su voz individual la experiencia de cientos de mujeres encerradas en una vida sin una habitación propia.

“Yo me aventuraría a pensar el que Anon (anónimo), quien escribiera tantos poemas sin firmarlos, fue a menudo una mujer”

Virginia escribió muchos ensayos hablando sobre la mujer en su época, como era retratada y encerrada, y escribió un ensayo, que en su momento fue bastante conocido, en donde cuenta que la independencia económica y social, junto con un poco de libertad son necesarios para poder crear arte.

Virginia estudió en la universidad de Cambrigde y en 1917 conoció a quien se describe como una de sus relaciones profundas en vida, se llevaban tan bien que más adelante fundaron “Alba Editorial”, una editorial que llegó a publicar y editar libros importantes para la época, desde los suyos hasta ensayos del psicoanalista Sigmund Freud.

Virginia estuvo en contacto con muchos pioneros y personas talentosas de la época desde su juventud, y a pesar de todo ella recuerda a su infancia con cariño, tuvo una familia grande y muchas de sus novelas están plagadas de recuerdos de su infancia.

Entre sus memorias que ella describió con mas cariño, se encuentras sus veranos al suroeste de Inglaterra, entre la arena, el mar, risas y el faro de Cornwall.

Sin embargo, las mentes brillantes no son eternas, y a inicios de la segunda guerra mundial, un poco después de que su casa fuera bombardeada, y de su última derrota en su editorial, virginia se adentró a las aguas barrosas del río Ouse, y con sus bolsillos llenos de piedras se dejó llevar por la corriente. Pero cuando pienso en virginia woolf solo puedo pensar en su manera de arrastrarnos por la corriente de sus párrafos.

En el jardín de Rodmell sus cenizas fueron esparcidas y como nosotros, volveremos a la tierra de la que provenimos. Pero al igual que el arte, virginia no puede morir.

 

[1] Amarillo= referencia a novelas

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios

  1. Estrella, sin duda tienes el don de la palabra. El perfil que has hecho sobre Virginia Wolf es realmente genial, cargado de emociones y escenas muy buenas.
    Hay pocas cosas que pedirte, pero tengo en mente dos: la primera, que incluyas en tu texto algo de la obra de Virginia. Quiero que tu texto refleje dos o tres párrafos célebres de novelas que escribió.
    Lo segundo, tu entrada es buena, pero creo que la escena en la que describes su muerte es una bueeeena forma de arrancar. Yo te sugeriría que arranques con su último día de vida y de allí tu relato vaya echando para atrás, la metáfora que pusiste sobre la corriente de agua y la corriente de sus párrafos te servirá para llevarla a la vida nuevamente. Es un puente para contar su obra. Y nuevamente terminaría con esa escena, el día de su muerte. Podrías hacer una historia redonda, 360. Terminar donde arrancaste.
    Una cosa más: me encantaría que dimensionaras a Virginia. ¿Por qué ella es una artista célebre? ¿Quién fue Virginia Wolf para el arte?
    Espero tus retoques!