Mi madre, un ejemplo de lucha

En  el 2015 en la ciudad de Managua vivíamos en una situación precaria, mi madre Cristhian Raquel Dávila Téllez, aún no tiene casa propia y habita junto a nosotros en la  casa de mi abuela paterna.

Cuándo estábamos pequeños ella trabajaba en una fábrica de textilería y sus horarios eran extensos, siempre se iba de madrugada al trabajo y regresaba tarde, recordando que su centro de trabajo quedaba lejos de donde vivíamos, mi hermana mayor cursaba el undécimo año y a la vez asumió el cuido de la casa.

Cuando mi madre se bachilleró conoció a un joven con el cuál decidió formalizar su vida, tiempo después perdió su trabajo, debido al recorte de personal y con deudas acumuladas de la casa, mi abuela paterna era una persona complicada de carácter.

Debido a que mi madre se atrasó con los recibos de los servicios básicos empezó a incomodarse hasta el punto de llamarla al distrito policial de nuestra localidad exigiéndole que desalojar la casa al incumplir con los pagos de la deuda.

Al mirarse desamparada, sin dinero se puso a llorar, pero mi hermana y mi cuñado le ofrecieron vivir en su hogar. Transcurrió el tiempo y mi mamá no encontraba trabajo y mi hermana estaba criando a mi sobrina que estaba pequeña y mi mamá no quería incomodar, por ello  decidió dejar la casa de mi hermana.

El padre de mis hermanos menores sugirió alquilar un casa no lejos de donde mi hermana. En el tiempo que habitaron esa casa mi mamá hizo amistad con una joven de la colonia, en la casa, donde  habitábamos estaba un garaje amplio, por lo cual decidió junto a su amiga abrir una pequeña tienda de ropa para aprovechar que el lugar era muy transitado.

 Al mes de abrir las puerta, obtuvieron clientela que les encargaban ropa al por mayor, todo iba bien cuándo ocurrió algo inesperado, se enfermo mi abuela, a quien le dio un derrame cerebral que la tenía casi agonizando, a lo cual mi mamá decidió cerrar la tienda para atenderla, mi mamá decido dejar todo lo que había sucedido en el pasado, apoyarla brindándoles los cuidados necesarios y también sustentarle económicamente.

Mi mamá a pesar de las dificultades siguió adelante con su venta de ropa desde casa nada más que los pedidos los hacia por encargo y nunca perdió su clientela.

Mi abuela se recuperó poco a poco, mi mamá no volvió a abrir la tienda y se quedó asistiéndola desde casa debido a que nos quedamos a vivir nuevamente con ella.

Estamos por abrir un negocio en el mercado. Mi mamá con sus tres hijos menores gozamos de buena salud, estudios y en sus tiempos libres nos lleva a pasear.

Mi madre para mi es un gran ejemplo de lucha, me motiva a seguir siempre firme, al igual que me brinda fortaleza. Mi sueño es comprarle una casa.

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!