El placer de ayudar

Recuerdo que en año 2018 tenía aproximadamente 10 años, desde la escuela he sido una persona aplicada y estudiosa, razón por la que muchas competía en distintos lugares, con conocimientos  de cultura general.

En una de esas veces me encontré con una mujer llamada Gloria, desde el comienzo me pareció alguien muy agradable una de esas personas que da gusto conocer  y platicar con ella.

Al conocerla me dijo que ella era parte de una institución que ayudaba a las personas de escasos recursos, a las personas sin hogar y que en su institución les daba becas a los niños y adolescentes. Esa institución estaba dirigida por el señor Kaminski es una ONG su nombre es Alternativas y Oportunidades.

En el momento de la plática tan amena, ella me dijo si yo le podía ayudar a dar charlas a los niños que no tenían los recursos suficientes para vivir, ella vio en mi mucho potencial y entusiasmo para impartir conocimientos a aquellos niños necesitados.

Acepte fácilmente, quería sentir que se siente estar en los zapatos de ellos, comprenderlos y sobre todo hacer conciencia de que no todos la pasamos bien. Desde ese  día que di la charla no volví hacer la misma persona, ya  que Gloria me hizo darme cuenta de la necesidad que siento de servir quiero ayudar a esos  niños sin hogar sin alimentos, y que lo único que a veces quieren es que alguien los escuche, les preste un poco de atención y amor.

Esa experiencia fue tan maravillosa que fui muchas veces a dar charlas, a ayudar aquellos niños. Gloria es una mujer maravillosa me hizo darme cuenta de mi camino. Ayuda a tantos niños y personas que necesitan de su ayuda, es una mujer que lucha por tratar de mantener viva la empatía, el amor hacia los demás de dar sin esperar nada a cambio.

En una de esas reuniones nos pidieron llevar a una persona que tuviera problemas económicos o de violencia; mi mente en esos momentos no pensó en nadie.

Pero a medida que paso el tiempo; recordé a mi vecina que era una madre con siete hijos; Anahí, Jordán, Sofía, Jonathan, Johan, dos gemelitas  su esposo; él  era muy malo, maltrataba a su esposa e hijos.

Apenas y tenían para comer una vez al día, sus hijos no estudiaban pues no tenían los recursos suficientes para hacerlo. La vida familiar era difícil.

Un día yo decidida a ayudar le comente de Alternativas y Oportunidades y que ahí podrían ayudarla a ella y sus hijos, y salir de la violencia domestica donde estaba sometida. Mi vecina no sabía sobre la violencia doméstica,  para ella era normal.

Un día Gloria decide acudir a Alternativas y Oportunidades y por fin logro darse cuenta de que sufría de violencia doméstica, además su esposo era alcohólico razón por la que no brindaba los recursos necesarios a su familia.

En Alternativas y Oportunidades le ayudaron a emprender un negocio, ayudaron a sus hijos con los estudios, y les brindaron los recursos básicos para vivir.

Ahora tienen una vida agradable, con oportunidades de seguir adelante. Me siento feliz por haber ayudado a mi vecina, y por tener la gran oportunidad de conocer a Gloria, y formar parte de tan valioso proyecto “Alternativas y oportunidades”

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!