Amor de una madre

Una niña llamada Sofía Rivera tenía sueños de convertirse en alguien en la vida. Ser libre. Pero desde su niñez vivió un mundo de calamidad, de necesidad, en un hogar de padres con dificultades. Su papá era alcohólico y la mamá era abusada por él. Al ver lo que sucedía con sus padres creó en su mente un mundo de fantasía, bloqueando todo lo malo que estaba viviendo, se imaginaba un hogar lleno de amor, pero la realidad era otra, una desilusión muy grande que provocaba un corazón herido, lleno de dolor y resentimiento.

Se empeñaba en creer que había un mundo diferente, que anhelaba desde lo profundo de su corazón; al cumplir 10 años, otra decepción llegó a su vida, la pérdida de su padre; a pesar de que era alcohólico, un maltratador, lo amaba. Su madre le decía que era el peor hombre que existía, para ella en cambio era el padre que la trataba muy especial por ser la primera hija del matrimonio.

Su madre estaba llena de odio, de dolor y de ira que descargaba en ella, maltratándola, por lo que se refugiaba en su padre; entonces, al morir su padre se sintió desprotegida y llegó a pensar que la vida no tenía sentido.

Al pasar los años continuaron creciendo los 8 hermanos junto a su madre soltera, después dos de ellos se separaron. Los que quedaron continuaron junto a su madre con muchas necesidades por la escasez en su hogar, la mamá pensaba que el mundo se había ensañado en marcarlos, porque ya no podía con la carga.

Estaban muy tristes, no tenían piedad con ellos, recibieron humillaciones de personas sin sentimiento que les marcaron la vida teniendo una baja autoestima y así pensaron que no eran valiosos.

Crecieron, incluyendo la niña que se hizo adolescente, a los 16 años se enamoró de un hombre que de momento representaba aquella salida de la vida que llevaba, tuvieron 4 hijos: tres varones y una mujer. Al inicio todo estaba bien, pero con el transcurrir de los años empezó a vivir la misma pesadilla por la que había pasado su madre, tenía un esposo alcohólico que la maltrataba, pero no iba a permitir que sus hijos vivieran esa experiencia de calamidad, por lo cual decidió separarse y buscar ayuda espiritual en la iglesia que fue de gran bendición.

Allí le brindaron apoyo y a través de la oración pudo recuperar su confianza en los demás. Al pasar un tiempo y de tanto compartir con un hombre en la iglesia, se enamoró y decidió rehacer su vida con él, este tenía 3 hijos (dos mujeres y un hombre).

Los dos disfrutaban en la iglesia, había mucha paz, la convivencia en la familia era maravillosa, a raíz de esta relación se conocieron mis padres, fue así como yo nací.

Es una mujer digna de admirar, luchadora, humilde, paciente, inculca mucho amor en la familia y nos dice: “la victoria se logra con Dios.”

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!