Un nuevo viaje

Jennifer Santamaría

Smart Academy Panama

Un nuevo viaje

El 11 de diciembre del año 2019, el viento resoplaba en la oscuridad de la noche, cuando todos empacábamos nuestras maletas y subíamos al auto, mi padre encendió el carro con su llave y arrancó, yo abrí la puerta principal y el perro se quedó con un amigo. Mi madre y mi hermana estaban durmiendo, mientras mi hermano usaba el celular y yo me subía al auto para empezar el viaje.

Eran las 12:44 a.m., estaban casi todos dormidos mientras mi padre estaba conduciendo y ya íbamos por la provincia de Veragua, nuestro objetivo era llegar a la provincia de Chiriquí, a un lugar llamado Dos ríos, donde viven mis primos, allí estaban algunos familiares. Pasaron las horas y a las 3:32 a.m. estábamos en Chiriquí, pasamos por su capital, que es David y estábamos muy cerca, hasta que llegamos a Dos ríos, la casa de mi abuela era grande, entrando a la casa, estacionamos el carro, lo apagamos y nos bajamos, ya eran las 3:58 a.m., mi madre se levantó porque la desperté y nos bajamos para entrar a la casa. Mis abuelos cerraron la puerta principal, mis padres se fueron a su cuarto y mi hermana y yo al nuestro.

En la mañana el sol salía y los pájaros cantaban pidiendo comida, mi abuela salió y les dio de comer algo de pan, para luego dejar el desayuno listo, después de que yo desayuné, mis primos llegaron en bicicleta.  Yo saqué la mía, caminé hacia ellos y nos fuimos a visitar a nuestros amigos de la provincia, después de dos horas regresamos con unas amigas, mis padres y tíos estaban listos con los carros encendidos, nuestro primer lugar iba a ser… Volcán Barú

A la 1:23 p.m. estábamos casi llegando al punto de partida de nuestra excursión, logramos iniciar a la 1:56 p.m. Al llegar salí corriendo con mis primos a explorar, en el camino a Barú entramos por un sendero, mis familiares estaban atrás conversando, mientras yo estaba corriendo con mis primos, nos detuvimos a ver un estanque, algunos patos y lanzar rocas, a ver cuál llegaba más lejos, cuando mis padres me llamaron para seguir subiendo, mis primos y yo corrimos. Pasamos unos 50 minutos subiendo el volcán con ellos, al llegar a la cima vimos toda la cuidad de David, ¡qué hermosa vista! se veía el paisaje natural de aquel lugar, los pájaros volando y un pueblo cercano con su gente. Mis  padres se tomaron fotos, ellos y yo estábamos en lo mismo con nuestros celulares, mis tíos y tías estaban conversando,  mientras mis padres y yo nos reunimos para tomar fotos familiares. Luego saque un sándwich de mi mochila y así pasamos la tarde viendo la vista desde el Volcán Barú, fue un momento inolvidable, después de tanto tiempo, recorrido y esfuerzo.

Eran las 3:47 p.m., empezamos a caminar donde yace el sendero del lugar, iniciamos el camino de regreso y cuando pasaron unos 30 minutos ya habíamos llegado abajo, al lugar de partida.

Por favor espera...
¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios