Un nuevo viaje

El 11 de diciembre de 2019 el viento resoplaba en la oscuridad de la noche cuando empacábamos nuestras maletas y subíamos todos al auto; solo el perro se quedó en casa de  un amigo. Mi padre encendió el carro y arrancó. Y a eso de las 12:44 a.m. ya casi todos estaban dormidos, mientras mi papá conducía ya por Veraguas.

Nuestro objetivo final era llegar a la provincia de Chiriquí, a un lugar llamado Dos Ríos, donde viven mis primos, y también estaban algunos familiares. Las horas transcurrían y a las 3:32 a.m. estábamos en Chiriquí. Pasamos por su capital,  David, y  estábamos muy cerca, hasta que llegamos a Dos Ríos. 

La casa de mi abuela es grande. Entrando a la residencia, estacionamos el carro, lo apagamos y nos bajamos. Ya eran las 3:58 a.m. Desperté a mi madre y entramos todos. Mis abuelos cerraron la puerta principal, mis padres se fueron a su cuarto y mi hermana y yo al nuestro.

En la mañana el sol comenzaba a brillar y los pájaros cantaban pidiendo comida. Mi abuela salió y les dio algo de pan, para luego dejar el desayuno listo. Después de que yo desayuné, mis primos llegaron en bicicleta.  Yo saqué la mía, caminé hacia ellos y nos fuimos a visitar a nuestros amigos.  Después de dos horas regresamos con unas amigas. Mis padres y tíos estaban listos con los carros encendidos. Nuestro primer lugar iba a ser… el volcán Barú.

A la 1:23 p.m. estábamos casi llegando al punto de partida de nuestra excursión. Logramos iniciar a la 1:56 p.m. Al llegar salí corriendo con mis primos a explorar. En el camino a Barú entramos por un sendero, mis familiares estaban atrás conversando, mientras yo estaba corriendo con mis primos. Nos detuvimos a ver un estanque, algunos patos y a lanzar rocas, a ver cuál llegaba más lejos, cuando mis padres me llamaron para seguir subiendo, mis primos y yo corrimos. Pasamos unos 50 minutos subiendo el volcán con ellos. 

Al llegar a la cima vimos toda la cuidad de David… ¡Qué hermosa vista! Se veía el paisaje natural de aquel lugar, los pájaros volando y un pueblo cercano con su gente. Mis  padres se tomaron fotos, ellos y yo estábamos en lo mismo con nuestros celulares, mis tíos y tías estaban conversando,  mientras mis padres y yo nos reunimos para tomar fotos familiares. Luego saqué un sándwich de mi mochila y así pasamos la tarde viendo la vista desde el volcán Barú. Fue un momento inolvidable, después de tanto tiempo, recorrido y esfuerzo.

Eran las 3:47 p.m., empezamos a caminar donde yace el sendero del lugar. Iniciamos el camino de regreso, y cuando pasaron unos 30 minutos ya habíamos llegado abajo, al lugar de partida.

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!