Mi mamá, mi inspiración

Reina Lorenzo, mi mamá. Hija mayor de 6 hermanos, nació el 10 de febrero de 1977 en Todos  Santos Cuchumatanes, municipio de Huehuetenango. En sus primeros años de vida emigró a la ciudad capital, viviendo  actualmente en lo que conocemos como San José Pinula, ayuntamiento del departamento. 

Conforme iba creciendo, mi familia me ha contado cómo era mi mama y como creció. Su infancia  no fue la más fácil, pero tampoco la más complicada. A temprana edad se tuvo que hacer cargo de  sus 5 hermanos debido a que sus padres debían trabajar para poder sacar adelante a la familia. 

Cuando mi familia recién llegó a San José Pinula tuvieron como empleo el hacerse cargo de una  finca, mi mamá me cuenta que no pudo haber mejor lugar para crecer ya que los patronos les  permitían andar por toda la finca. Cuando los jefes de mis abuelos se enteraron que tenían hijos  los enviaron a la escuela y de no haber sido por ellos mi madre no hubiese estudiado porque entró  justamente a la edad de 7 años para cruzar lo que es primero primaria. 

Luego de terminar la primaria, mis abuelos la enviaron a que estudiara los básicos en el Instituto  Nacional de San José Pinula (lo que era entonces uno de los mejores institutos), pero ella no  se comprometió al 100% y perdió primero básico, por lo que le sacaron de ahí y terminó sacando  los básicos en otro establecimiento. Debía proseguir con el Bachillerato, pero mi abuelo ya no se lo pagaría lo cual fue un golpe duro, y  más porque seguían 5 hermanos; ésto hizo que se viera en la necesidad de buscar un empleo para poder sacar su carrera media durante los fines de  semana. Finalmente se gradúa como secretaria comercial. 

Fue una joven que supo aprovechar su juventud ya que como mis tíos dicen “ella no se  estaba quieta” lo cual me causa gracia porque a mí no me deja salir a varios lugares, pero pienso que es  por un bien a largo plazo. 

Cada que veo fotos de mi mama me quedo impacta porque siempre fue una joven coqueta que  trataba de estar siempre a la moda, lo cual me impulsa a querer a mí misma, lo que yo me pongo  me tiene que gustar a mí y hacerme sentir cómoda a mí no a nadie más. 

Uno de los deseos más grandes de mi mamá era casarse y tener su propia familia, pero por cosas de  la vida, a los 29 años decidió tener un hijo, yo Amanda Avigail Lorenzo. Realmente mi  mamá fue muy valiente al contarle a mis abuelos que estaba embarazada ya que ella me cuenta que  cuando se enteró de esto no se pudo aguantar mucho y lo contó a los 2 días. Mi papá no se quiso  hacer cargo de mí, lo cual enfureció a mi abuelo por el hecho de que su hija mayor iba ser mamá  soltera. 

Mi mama se las ha arreglado por darme todo lo necesario y que no me falte nada, desde que tengo  uso de razón, he visto como ella  lucha por sacarme adelante, trata de darme lo mejor posible,  darme las oportunidades que no tuvo para que logre ser una persona exitosa e independiente.  Hasta el día de hoy hemos sido mi mamá y yo, claro recibimos ayuda de nuestra familia, pero si a  alguien tendría que agradecerle por ser lo que soy es a mi mamá.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios