Una auténtica mujer resiliente

Madre, esposa, amiga, mujer y ejemplo de resiliencia. Así podría describir a Lilliams Denis López.

Emprendedora, propietaria de un pequeño taller de tapicería, ubicado en el corregimiento de Tocumen y de un  pequeño apartamento de alquiler construido al lado de su casa, con el fin de mejorar sus ingresos.

El negocio nació por causa de una necesidad económica que tenía; descubrió que podía revestir muebles después de que se mudó un  inquilino que hacia trabajos de sastrería y tapicería en la vivienda alquilada. Ella observó como él realizaba su trabajo. Pasado algún tiempo llegó a su casa un cliente del antiguo inquilino solicitando el forrado de un juego de sala, entonces ella decidió aceptar el reto. Cuando el cliente recibió el juego de sala terminado manifestó su satisfacción y lo calificó como excelente. Ese fue el inicio de su emprendimiento que ya tiene quince años de funcionar con éxito.

Ella es amante del arte, que considera su pasión. Desde niña le ha gustado pintar y dibujar, pero descubrió su verdadero valor cuando ya era adulta. Esta incursión en el arte se dio por un comentario que le hizo a su vecina ecuatoriana sobre su agrado por la pintura. La vecina, que también pintaba cuadros al oleo, la motivó a realizar sus propias pinturas con el fin de generar ingresos extras.

Sus cuadros han  sido comprados por personas nacionales y extranjeras; el primero fue vendido por 50 dólares a una canadiense; después, en un viaje que realizó a Atlanta (Estados Unidos) a casa de una de sus hermanas, a una vecina de esta le gustó un cuadro que llevó de regalo, así que le solicitó que pintara  un mural en una pared de su casa. Quedó muy satisfecha a tal punto que le hizo publicidad en la vecindad. Al regresar a Panamá traía 3500 dólares, producto de la venta de sus pinturas.

Afirma que su mejor sueño es ser una buena madre y realizarse profesionalmente al culminar sus estudios universitarios y obtener el título de Licenciatura en Contabilidad.

Lilliams trabajó como corredora de seguros en una de las mejores empresas en el país. También como conductora de un barco remolque en el Canal de Panamá, donde se ganó el aprecio de sus compañeros por su profesionalismo.

La muerte es un tema del que no es agradable hablar, por pavor o miedo. La mujer perdió a dos de sus tres hijos (de ocho y cinco años de edad) de su primer matrimonio hace algunos años en un accidente automovilístico. Fue un duelo difícil, pero logró superar el dolor.  Después de once años del trágico suceso llegó una nueva bendición, dos hijos más quienes actualmente tienen quince y diecisiete años, los cuales cursan 9.° y 11.° grado y son excelentes estudiantes centrados en cumplir sus metas y avanzar para lograr el éxito.

Las personas de su entorno la definen como una persona auténtica, por ser muy transparente y sincera; aunque esas características no le agraden a algunas personas.

A sus 53 años de edad siente que ha tenido grandes experiencias de vida para apoyar a personas que han tenido pérdidas de seres queridos como le sucedió a ella.

Su niñez no fue nada fácil, no solo por vivir en una zona de pocos recursos, sino también porque le tocó tener que cuidar a muy temprana edad a catorce sobrinos, casi de su misma edad. Así que no disfrutó su niñez, porque tuvo que asumir responsabilidades propias de la vida adulta. Esa etapa la marcó, debido a que no pudo disfrutar su infancia como lo hacen normalmente los niños, pero se hizo responsable, fuerte y dedicada a la familia y el trabajo.

Esta es Lilliams Sanchez López, una mujer resiliente, mi madre. Ella ha logrado manejar las dificultades que ha tenido que enfrentar para no hundirse y salir adelante con optimismo, empatía, creatividad y adaptación a los cambios.

Se casó con Jherson Sánchez, al cual conoció muy joven, en un viaje que realizó a la provincia de Chiriquí, donde se lo presentó un amigo. Allí descubrieron que habían vivido en el mismo vecindario desde muy pequeños, pero nunca se habían conocido. Después de algunos años se reencontraron y formaron un hogar. Jherson, mi padre, llegó para llenar un espacio en su vida y su corazón. Con él llegó la mayor felicidad que no había tenido antes, y ese amor se consolidó con el nacimiento de sus dos últimos hijos.

En la actualidad se siente plena, optimista y agradecida con Dios y la vida por el amor de su hija, sus nietas, sus hijos y su gran amor, mi padre.

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios

  1. Gracias por compartir tan linda historia. Es muy inspiradora. Aunque está muy bien, te voy a compartir unas recomendaciones:
    Tú cuentas que esta mujer es fabulosa, pero solo nos dices por encima algunas de sus vivencias. Quisiera escuchar más fuerte la voz de Lilliams, sentirla más en el relato. En lugar de decir que es inspiradora, contar cómo ha hecho eso que nos escribes. Por ejemplo, hablas de la tapicería y del arte. Qué arte desarrolla ella y cómo lo descubrió. Cuántos trabajos de tapicería ha hecho en su vida (si es contabilizable), de qué hora a qué hora lo hace.
    Coloqué unas observaciones en unos paréntesis, que ojalá puedas resolver. Te ayudaría a darle más vida a los episodios.
    Ya que mencionas a su esposo, qué tal si cuentas cómo se conocieron y cómo se reencontraron. Me parece bonita la parte del amor de pareja, es especial.
    No es mucho lo que tienes que ajustar. Lo puedes hacer. Sé que lo harás muy bien. Quiero leer los nuevos datos en la segunda edición. Saludos

Comments are closed.