La fuerte mujer débil

La fuerte mujer nacida en 1979, de nombre Yulisa, esposa de Bolívar C., hoy es madre de tres hijos: Bolívar, Romario y Rosalía.

Hay un refrán que yo mismo me digo y es: “Los que atendían, ahora son atendidos”. ¿Lo entendiste? ¡No! Bueno, te lo explico.

Primero viajemos en el tiempo. En el 2000 Yulisa tuvo a su primer hijo llamando Bolívar Ají. Por aquellos años, la mujer tenía un alto consumo de azúcar, y eso le ocasionaría una terrible pesadilla en el futuro… Llevaba una vida normal y en el año 2005 nació su segundo hijo llamado Romario Ají.

El 12 de septiembre de 2005, luego del nacimiento de su segundo hijo, los doctores le dieron la noticia de que le habían diagnosticado diabetes.

“Bueno, igual mi vida sigue”, dijo la mujer. Pero el que no estuvo nada bien con la noticia fue su esposo Bolívar, debido a que ya sabía lo que a futuro pasaría.

Continuó junto a su familia, buscó trabajo para sustentar a sus hijos y ayudar a su esposo. La vida comenzó a ir tan bien que se mudaron a Río Chico, en Pacora, a una casa más grande y cómoda.

Pero, en 2015 la bomba de tiempo explotó… Su consumo de azúcar del pasado ahora le pasaba factura. Presentaba desmayos, desnutrición, entre otros malestares.

A pesar de su enfermedad, el 15 de julio de 2016 nació su última hija llamada Rosalía Ají. Luego de un mes del nacimiento, por motivos de salud Yulisa tuvo que quedarse en el hospital, donde permaneció internada medio año.

Recuerdo que antes de que la hospitalizaran, mi hermano y yo la vimos fuerte, corpulenta y con ganas de vivir. Cuando volvió a casa era todo lo contrario. “¿Mamá, mami, por qué estás tan flaca?”, le preguntamos. Ella solo respondió con un beso en la frente y un profundo silencio.

Actualmente mi madre está en cama, ha ido perdiendo su apetito. Quien fuera una mujer fuerte ahora cada día es más débil y tiene menos ganas de vivir.

Lo que la mantiene es el amor y el temor de morir y no ver triunfar a sus tres hijos.

A pesar de estar frágil, Yulisa trata de ser vigorosa; entonces, para mí es una mujer empoderada, ya que es fuerte de espíritu, fuerte para seguir viviendo, fuerte para que la enfermedad no la consuma y sobrevivir por el amor a su familia.

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!