Fortaleza de mujer

Hay momentos en la vida donde solemos juzgar a una persona por sus defectos. Bueno, la mayoría de nuestros comportamientos son adquiridos gracias a traumas de nuestra vida o la simple genética, y en relación con esta última es que la siguiente historia está siendo escrita.

La bella familia González-Valdéz es feliz, fiestera y muy amable, pero cada uno de sus integrantes tiene un problema en común: su necedad. Suelen ser muy obstinados, decididos e incluso agresivos si hablamos de tomar decisiones. Todos suelen decir: “Es lo que Yiya nos heredó”. Pero ¿quién es Yiya y por qué es tan importante para la familia?

En un pueblo humilde de Chiriquí para el 1934, Isaura Acosta trajo al mundo a una niña a la cual llamó Elidia. Desde muy pequeña fue bastante independiente y este sentimiento creció más al sufrir el dolor tras la muerte de su padre a la temprana edad de 5 años. Su madre tuvo que hacer que sus hijos trabajaran el doble para sustentar lo que antes su padre lograba. Por costumbre, antes las niñas solían quedarse en casa para limpiar o cocinar mientras esperaban que los varones llegaran; pero Elidia era diferente, ella era la que salía al monte mientras sus hermanitos menores se quedaban en casa.

Elidia no pudo asistir a la escuela, entonces no sabía leer ni escribir, pero era muy buena en todo tipo de trabajos físicos, e incluso en algunas riñas en las que se había metido. Recuerdo cuando ella contaba con todo orgullo sus trifulcas y líos: “Yo la agarré del cabello y estrellé su cabeza contra el suelo… Le pegué con mis propios puños para enseñarle su lección”.

Ella era orgullosa, claro que lo era y se notaba con esas risas frívolas cada vez que contaba esas historias. Debido a su edad, no tenía buena memoria y solía repetir las mismas historias, pero a nadie le importaba, con tan solo verla reír la familia era capaz de escuchar sus cuentos una y otra y otra vez.

Elidia, luego en su vida conoce a José González, mientras asistió como cocinera ayudante para los hombres que se esforzaban para construir el ferrocarril. De allí, ambos engendraron a cuatro retoños e infortunadamente José perdió aquel trabajo que los ayudaba a mantener a esos niños, así que a recomendación de familiares y amigos de José, quienes habían emprendido viaje hacia el otro extremo del país, Darién y les había salido bien, él también abandonó Chiriquí para conseguir mejor vida, dejando a Elidia sola con sus cuatro niños y con un quinto que venía en camino.

Al pasar el tiempo José regresó con buenas noticias y decidió llevarse a su esposa e hijos con él, lo que fue difícil para ella porque tuvo que decidir entre quedarse con su madre y cuidar de su familia o formar la suya propia en un lugar con mejores oportunidades. Optó por la última opción con algo de dolor en su corazón.

A José siempre le gustó la vida fiestera, nunca fue un hombre realmente casero, cumplía sus obligaciones de hombre y trabajaba duro, pero las regalías de ese trabajo solía gastarlas luego en alcohol y mujeres, entonces a Elidia le tocaba buscar formas para cuidar a sus 11 niños sola. Y claro que lo hizo, cuidó a sus hijos y apoyaba a su esposo en el trabajo llevándole comida a la misma vez. ¿Cómo lo logró? Bueno, con aquella independencia que ella siempre tuvo, con aquella fuerza con la que creció, y es esto lo que la hace especial e inigualable.

Ella nunca fue una mujer muy amorosa debido a su naturaleza independiente; no fue una madre cariñosa o una abuela consentidora, pero aún así era amada, adorada y hasta el día de hoy, tras 2 años de su fallecimiento, la hermosa familia González-Valdez habla de ella y de sus historias maravillosas, de la buena mujer que fue y de cómo es un ejemplo para todos aquellos familiares que son iguales de necios como ella, pero con ese don de salir adelante por su familia.

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!