Una escalada inolvidable

Título; Una escalada inolvidable

José Mejías

Howard Academy

Ir de vacaciones en familia es una de las mejores experiencias que puedes tener durante el periodo de receso escolar. Actualmente no he viajado a otros países, pero he visitado muchos sitios hermosos de Panamá. El lugar que más he visitado sin duda es “El valle de Antón”. Un lugar con muchos atractivos turísticas, la que más destaca es “La India Dormida”, un cerro que tiene un sendero para escalar donde es todo muy hermoso.

La primera vez que fui a El valle de Antón no sabíamos lo que era, mis padres sabían del valle por recomendaciones de sus amigos, entonces nos dijeron de sorpresa que íbamos a ir a ese sitio, la verdad lo primero que pensé fue “este va a ser un viaje como todos los otros”. Sin embargo, siempre me ha gustado ir de vacaciones, por lo que el viaje no perdió nunca la emoción. Cuando llegamos nos hospedamos en un hotel muy bonito, pero cuando era la hora de dormir al yo estar pequeño tenía miedo, pues no estaba en mi casa y no me sentía bien, pero después de mucho intentar logré dormirme y cuando me desperté mis padres investigaron qué hacer, lo primero fue escalar la India Dormida.

Al ser la primera vez nos sorprendimos con tantas cosas como las hermosas cascadas y ríos cristalinos. Cuando vas subiendo escuchas a los animales y es entretenido porque al escalar sientes tanta diversión y adrenalina que el tiempo pasa volando. Es una experiencia tan agradable que parece una máquina del tiempo, puedes estar horas ahí y no te das cuenta del tiempo y lo sigues disfrutando, porque en lo único que piensas es en llegar a la cima.

Hasta que por fin llega el momento, después de horas de caminar y escalar llegamos a la cima. Una vez estás arriba puedes apreciar la hermosa vista, se ven los pueblos. Desde este punto, también puedes observar las vacas y otros animales. Al estar ahí sentí una gran tranquilidad por haber logrado mi objetivo de llegar a la cima, el viento soplaba tan fuerte que era necesario sentarse, porque sientes que si no lo haces podrías caerte del cerro.

Cuando llegamos a mi papá le dio curiosidad un sendero que había por la cima preguntó: “¿a dónde lleva ese sendero?” Le respondieron que era un recorrido que llevaba a un cementerio y a otras partes de La India Dormida. Después de eso mi papá, mi hermana mayor y yo fuimos a recorrer el sendero, pero solo fuimos nosotros, porque era un poco peligroso. Había que escalar y mi mamá se quedó con mi hermana menor, porque tenía miedo. Al terminar de escalar nos dimos cuenta que esa otra parte era más hermosa que la primera. Luego de eso nos devolvimos. A pesar de que eso ocurrió hace muchos años lo sigo recordando con amor.

Por favor espera...
¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios