Así sea en la tierra como en la luna

Así sea en la tierra como en la luna

Fiorella Guzmán

Es impresionante lo bella que es la luna ¿cierto? Es lo primero que observamos en una noche oscura y despejada. Pero alguna vez has pensado: ¿Qué tanto opaca la luna a las estrellas?

todos de niños alguna vez soñamos con ir a la luna o tocar la famosa luna de “queso”; pues han habido seres tan brillantes que lo lograron, consiguieron hacer realidad ese sueño que tantos hemos tenido. Sandra Cauffman no fue la excepción, pues algo dentro de sí misma le desarrolló el peculiar deseo al ver a la primera persona caminar sobre esa radiante luz que ilumina nuestros caminos al caer el anochecer.

Lamentablemente, al haber vivido en una sociedad donde se le presta mayor importancia a los logros de aquellos cuya masculinidad e ideología de superioridad no les permitía maravillar as capacidades que teníamos ante tantos aspectos inauditos, nos ha frenado en la toma de distintas decisiones como el estudio. Además, el hecho de saber que existe una gran línea entre los unos y los otros, entre los “fuertes” y los mal llamados “débiles”. Diría que nos limita a explorar nuevas cosas y nos trata de desviar del objetivo inicial.

Sin embargo, este claro ejemplo, nos logra demostrar lo contrario, al darnos cuenta de que tan lejos llegó, quizá no tocó las estrellas con sus propias manos, pero después de haber atravesado diversas situaciones a lo largo de su vida, la joven Cauffman nunca bajó la cabeza y siempre se mantuvo firme ante su deseo.

Debió ser complejo, el hecho de tener alrededor de 25 intentos fallidos de llegar hasta ese lugar resplandeciente, todo el trabajo que se encuentra detrás de esos fines, las personas que dedicaron su vida a eso que tanto les apasionaba, pues bien, al igual que Sandra Cauffman, ella también dedicó la mayor parte de su vida a llegar a compartir con genios de niveles asombrosos, siendo ella también una de ellos.

¿Costa Rica? No somos muy extensos si en cuanto a territorio nos referimos, no tenemos mucha población y puede que tampoco tengamos los mejores métodos de sobrellevar los casos que se nos presentan en el camino; sin embargo, podemos vanagloriar acerca de que, a pesar de todo eso, contamos con muchas mentes impresionantes, capaces de lograr lo inimaginable.

Cauffman ha participado en una enorme variedad de proyectos dentro de la NASA, los mismos que inspiran a miles de jóvenes hoy a perseguir sus sueños, pues nada es imposible cuando se lo proponen y, que bien es cierto, no podemos bajar la luna, pero, ¿algo nos impide del todo ir hacia ella?

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios