Mi abuela es un milagro

En octubre del año 2012, mi abuela llamada Irma, estuvo muchos días enferma de una gripe, que parecía ser normal.

 

Siendo las 10 de la noche del mismo día Irma se empezó a sentir muy mal, así que tuvieron que ir de emergencia al hospital. Al entrar al hospital empezaron a tratar esa simple gripe, cómo fueron pasando los días ellos veían que no había una mejora en ella, decidieron decirle a su esposo que no podían tratar esa enfermedad, tenían que llevarla a un hospital de la capital, ya que no sabían qué tenía exactamente. El gran problema era que ellos no tenían los recursos económicos suficientes para poder internarla en un hospital de la capital, sin embargo sin saber cuánto necesitaban pagar decidieron trasladarla para allá. 

 

El 27 de octubre, ella ya se encontraba en el hospital de la capital y los doctores de dicho lugar no diagnosticaron que tenía a mi abuela, mientras que toda nuestra familia viendo que ella cada vez se veía más y más enferma. Los días seguían pasando, hasta que a Irma le tuvieron que pasar al intensivo, ya que le estaba costando respirar, esto significaba pagar más y que la tenían que entubar, para que así ella tuviera más oxígeno. Ella pasó 8 días en el intensivo, en coma, porque tenía un tubo por la boca hasta sus pulmones. 

 

Los doctores nos decían que ella ya no iba a salir de esta enfermedad, que ella se iba a morir porque rara vez alguien salía del intensivo. Nosotros no podíamos creer que ella se fuera a morir y nunca perdimos la fé, colocamos todo en las manos de Dios y que él hiciera su milagro y así pasó. 

 

Días después nos dicen que tenían que hacerle una traqueotomía, porque ella mordía el tubo donde le daban de comer y también pasaba el oxígeno. Entonces le hicieron una abertura del tamaño de una moneda, en el centro del cuello para que por ahí pudieran hacer dichas cosas. Desde entonces ya habían pasado 1 mes  desde que mi abuela se encontraba en ese lugar, a mi abuelo le preocupaban muchas cosas, pero la que más le preocupaba era si ella iba a salir de ahí. A la semana lo llama el doctor y le dice que mi abuela ya estaba lista para salir del intensivo, sin embargo ella tenía que seguir internada, mi abuelo se alegró y nos contó lo que le habían dicho. 

 

Cada día veía como mi abuela se iba recuperando de una manera sobrenatural, eso era gracias al milagro que Dios estaba haciendo en su vida. Los doctores quedaron impresionados como ella logró combatir con una enfermedad enfermedad muy grave la cual es neumonía neu comunal. El 12 de diciembre de dicho año, a mi abuela la dieron de alta y pero después de que ya había pasado todo ella tenía que ir a la capital cada 8 días, para que estuviera en un control, así pasó por 3 meses más, ahí se dieron cuenta que ella también había tenido una trombosis en la arteria principal del corazón que nunca había sido diagnosticada. Hasta que finalmente se recuperó.

 

Autor: Maydi Alejandra Fernández Cardona

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios