Visitando el punto más alto del país: El Parque Nacional Volcán Barú

No era una tarde cualquiera, recuerdo perfectamente cuando inicio todo, 1:35 de la tarde y el sol estaba en su máximo apogeo, así fue como nos recibió, El Parque Nacional del Volcán Barú, mismo que nos regaló un gran día, explorando la naturaleza y la gran biodiversidad del ecosistema del bosque nuboso, y la gran variedad de especies animales y vegetales exclusivas de la cordillera compartida por Panamá y Costa Rica.

Caminamos al duodécimo pico más alto de América Central y el único lugar del mundo donde, en los días más claros, se pueden ver los océanos Atlántico y Pacífico en simultaneidad.

Nuestro guía nos contó que el Parque Nacional Volcán Barú es el área protegida que mayor cantidad de visitantes ha recibido durante los últimos años en la provincia de Chiriquí, con un aproximado de 10,000 personas por mes. Esta vez somos unos de esos visitantes que queremos conocer un parque ecológico reconocido por los turistas.

Recorrimos varios senderos en el interior del parque, en busca del quetzal y otras especies, y explorando la naturaleza del bosque, el cual nos pareció diferente a otro tipo de bosques, ya que en ese maravilloso lugar se respira un aire que nunca antes había sentido, es como si el cielo pudiera respirar y ese bosque fuera el centro de todo el caudal

Sabemos, ya que investigamos un poco al comenzar nuestra travesía, que este volcán cuenta con siete cráteres y varias rutas de senderismo que el visitante puede tomar. También nuestro guía nos informó que algunos caminos son bastante desafiantes, mientras que otros son más cortos y accesibles. Fue un recorrido de aproximadamente hora y media, donde disfrutamos un paisaje único, exclusivo y sin comparaciones, sentíamos que estábamos en camino al “pueblo de las nubes”.

Mientras nos conducían hacia la cima, observamos la bella naturaleza. Nos dimos cuenta que este volcán inactivo está justamente al sur de la división continental en la provincia occidental de Chiriquí, en el Parque Nacional Volcán Barú. Esta caminata puede hacerse en un día completo o acampando en la cima.

Mientras subíamos, observamos varios grupos de senderistas de muchas partes del mundo. Nos pareció genial que visiten nuestro país. Todos ellos con sonrisas en su rostro y con esa ansiedad de comenzar un viaje nuevo.

Algunos senderistas tienen diferentes opciones de caminatas a diferentes horas, dependiendo de que te gusta más. Usualmente los senderistas pasan alrededor de dos horas en la cima tomando fotos y disfrutando un momento en el punto más alto de Panamá. Para nosotros esta fue una experiencia inolvidable, desde el momento en que tuvimos que cambiar una de las llantas con un frío que en mi vida había sentido, hasta admirar por primera vez en mi vida lo que significa la madre naturaleza.

¿Saben lo que significa tener el paraíso entre tus manos?, ese es el sentir que nos llevamos al llegar a la cima, sentía que éramos parte una obra de arte creada a la imagen y semejanza de Dios, para poder sentir lo que ocurre allá arriba hay que vivir la experiencia y también formar parte de esa divina obra de arte.

Ya de regreso, observamos caudalosos ríos como el Chiriquí Viejo, que atraviesa el paisaje agrícola de Boquete, donde se practica el rafting o canotaje. Conocimos lugares como el Paso del Respingo que son perfectos para la observación de aves como el tucán o para encontrar hermosas orquídeas y helechos. Después de un día de recorridos y convivencia con la naturaleza pudimos tomarnos un aromático café en Boquete.

Cada uno de los lugares que recorrimos, con caminos llenos de verdor, que irradia alegría, nos llevan a disfrutar de la naturaleza en su máxima expresión. Por esa razón si eres de esas personas aventureras como yo, este sitio ecológico es para ti. Ciertamente el Volcán Barú es uno de los sitios ecológicos predilectos de los campistas y senderistas que disfrutan de la naturaleza. No pierdas la oportunidad de conocer personas grandiosas y lugares vírgenes de la naturaleza de Panamá que una vez que conectes con ella no dudarás en volver 2 o 3 veces más. Lejos de optar por salir del país para explorar y recorrer el mundo, esta experiencia me ha llevado a entender que tenemos un país que es rico en recursos naturales y en espacios turísticos, por eso te invito a que hagas turismo interno a través del cual conozcas a Panamá y sus diferentes ecosistemas.

Por favor espera...
¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios