La esperanza de un pais

Pensar en mujeres inspiradoras, que han dado la cara por su país y que harían todo lo posible para que su nación sea un territorio nuevo, existen muchos ejemplos, pero lamentablemente muy pocos conocidos. Sé que lo dicho no es muy bueno, pero considero que es verdad. Las damas que han luchado y se han sacrificado por su país merecen más de mérito y de mención, y aquí estoy yo para hablar de una de ellas.

Rigoberta Menchú Tum es una líder indígena y activista guatemalteca defensora de los derechos humanos. Embajadora de buena voluntad de la UNESCO y ganadora del premio Nobel de la Paz en 1992 y de otros premios como el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. Se ha destacado en el ámbito nacional e internacional y en el 2007 se postuló para presidente de su país Guatemala quedando en quinto lugar con el 3,9% de los votos.

Sobre su vida, fue hija de Vicente Menchú y Juana Tum. Desde muy pequeña, supo lo que eran todas las injusticias, maltratos, discriminación y abusos que tenían que sufrir los indígenas guatemaltecos en extrema pobreza, en esa época. A los 5 años fue forzada a trabajar en condiciones pésimas: lugares donde la gente se enfermaba y moría. Además de la represión y la violencia por parte del ejército de Guatemala los cuales abusaban de su poder y lo aprovechaban para maltratar a los indígenas.

Estuvo involucrada desde joven en diferentes causas sociales y luchas para la liberación de su pueblo. Participó en organizaciones a favor de la liberación del pueblo guatemalteco como la CUC (Comité de Unidad Campesina) y la RUOC (Representación Unitaria de la Oposición Guatemalteca) desde1977.

En la guerra civil de Guatemala (1962-1996), los padres y hermanos de Menchú fueron torturados y asesinados por los militares, durante esa época había una campaña contra la población sospechosa de pertenecer algún grupo armado, fue en ese momento cuando se vio obligada al exilio en México, a donde llegó en 1981 apoyada por grupos militantes católicos.

Desde este país se dedicó a denunciar a nivel internacional la grave situación de los indios

guatemaltecos. Aunque Rigoberta sufrió la persecución política y después su exilio, no detuvo su lucha; sino que siguió con ella y contribuyó a la elaboración de la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas en la ONU.

El 10 de diciembre de 1992, recibió el famoso Premio Nobel de la Paz. Volviéndose así la primera mujer indígena en recibir tan famoso premio, siendo también la más joven.

Con el dinero del premio fundó la fundación Vicente Menchú, la cual busca recuperar y enriquecer los valores humanos para la construcción de una ética de paz mundial, a partir de la diversidad étnica, política y cultural de los pueblos del mundo.

Esta dama indígena es una gran inspiración para las mujeres y hombres que buscan luchar por los derechos y la seguridad de las personas menos suertudas, es un excelente ejemplo a seguir.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios