Protectora de sazón nicaragüense

María Esther López o también conocida como la reina del sabor nicaragüense, ha cumplido muchos logros a lo largo de su vida. Ella es toda una artista musical y culinaria;  también una productora de televisión e incluso poeta.  Pero lo que más la representa son sus grandes deseos de compartir y preservar la comida tradicional de su país, Nicaragua.

 

Sin embargo, ella inició muy humilde. Venía de una familia numerosa de bajos recursos. Por las noches tenían que dormir en el suelo, al despertar  no tenían casi nada de comer. Aun así, ella era feliz y también aplicada en la escuela. Se esforzaba por destacar en diferentes concursos; para así, algún día poder cambiar su situación. Desafortunadamente, a mitad de secundaria no pudo tener el privilegio de seguir sus estudios, ya que necesitaba trabajar y los materiales escolares eran costosos. Así que abandonó sus estudios y nunca volvió.

 

Aunque esto no era ideal, su suerte cambió cuando escuchó sobre un concurso de poemas en la radio y su primer pensamiento fue mandar uno, porque amaba escribir poemas. Ese mismo día recibió una llamada del director Julio Escobar, a quien le encantó su poema. Gracias a esto, la invitó a trabajar en la radio como libretista, y tuvo un gran éxito.

 

Más tarde, llegó a ser asistente de cine, donde aprendió mucho sobre aquel estilo. Este conocimiento la haría generar una gran pasión por la producción de cine. Trabajó en programas como el pollito intelectual y la liga del saber. También participó en programas de cocina y dramas donde aprendió habilidades que le servirían más tarde.

 

Un buen día se le presentó la oportunidad de ser productora en un programa que estaba perdiendo popularidad “El clan de la picardía”. Era un programa educacional, cultural. La bancarrota consumía el proyecto, pero María perseveraba y tuvo una idea que daría un giro inesperado. Su idea de ir a los pueblos y tener contacto directo con las personas y sus tradiciones llevó a este programa sin esperanzas a ser un clásico en toda Nicaragua. Ellos bailaban y María cantaba con una sonrisa que llenaba a todos con alegría.

 

María madre soltera y un hijo con problemas de salud, siempre siguió adelante con ánimo y buscando soluciones. Cuando terminó el programa María pasó por una situación económica difícil junto a sus dos hijos. Así que se le ocurrió una idea que redirigió su carrera. Crear un programa de cocina nicaragüense, pero no algo cualquiera. Ella quería darle un toque innovador, así que incluyó canciones de patria al cocinar. Esto combinaba lo que María amaba, la cultura, su país y la producción. El programa se llamó “Nicaragua en mi sazón.” Y no solo esto, sino que desarrolló una nueva pasión por la música, tanto que hizo su propio álbum bajo el mismo nombre. Canciones que recomiendo por el profundo amor que llevan.

 

Hoy en día ella sigue haciendo recetas y es recordada por preservar platos auténticos de Nicaragua. Ha escrito dos libros de cocina y tiene un canal de YouTube llamado “María Esther -NicaSazón” Haciendo videos con la misma sonrisa.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios