“TODO CON ESFUERZO Y DEDICACIÓN”

“TODO CON ESFUERZO Y DEDICACIÓN”

No hay sueños que no se puedan lograr, si confiamos en nosotros y sobre todo en Dios, piensa Adelaida Pascasios Santos. Con la enseñanza de una familia humilde de 11 hermanos  con sus padres, siendo ella la menor de todos. Durante sus años de primaria fue guiada por sus hermanas mayores, ellas decían que querían que su hermana menor obtuviera lo que ellas lastimosamente no pudieron alcanzar.

En el camino de la elección de su profesión se le presentaron muchas dificultades, sin embargo, sus sacrificios valieron la pena. A medida que transcurrían sus niveles de estudio supo que fue la mejor decisión de su vida. El arte de enseñar y aprender era su vocación.

Sus principales pilares, sus hijas Jezareth y Sheraldine Camaño. Dos niñas estudiosas, amantes de la naturaleza y los animales, le han llenado de alegría a ella y su acompañante de vida Oriel Camaño, quien le ayuda a crear una vida en la que no deje atrás a sus antepasados y a pesar de que los tiempos cambien se incorpore la práctica de valores para ser buenas personas.

Aunque su labor como educadora requiere de mucha responsabilidad y dedicación, su papel como madre no se deja atrás. Su papel como maestra la lleva a entregar el 100%, sin embargo, al llegar a casa da la atención y cariño que como madre es necesaria. Siempre sabe dividir su papel con la familia.

Su familia, en especial sus sobrinos, la describen como alguien que destaca con su carismática sonrisa que contagia a todos, llena de positivismo y pasión por la vida. Nacida el 6 de diciembre de 1985. Una mujer que con la frente en alto ha sabido enfrentar los retos que dé la vida. Ella logró ser una maestra de primaria después de años de esfuerzo y dedicación, enfrentando grandes retos. Demostrándolo en la Escuela de Los Santos, ubicada en Ngäbe-Bugle, donde labora actualmente, era de madera y pequeña pero por su mente nunca pasó algún sentimiento de desánimo. Su objetivo es que la educación llegue a todos los niños, permaneciendo en este centro educativo desde hace más de diez años.

Desde el inicio ha contribuido a la mejora de la estructura del plantel. Ahora la escuela cuenta con una estructura más estable con paredes de cemento, techos de zinc. Se genera una gran felicidad porque ha logrado mejoras en una escuela de su comunidad. Cuenta que el  poder contribuir a moldear y generar un impacto en sus estudiantes y ver sus resultados día a día es una de las cosas más gratificantes en su labor.

Ella aspira a ir a otro lugar después de lograr y ayudar en más cosas al centro educativo y poder seguir convirtiéndose en una fuente de inspiración para sus estudiantes. Así, a la juventud le manda un mensaje: “No dejarse llevar por el uso no adecuado de la tecnología y utilizarla como ventaja de aprendizaje. Avancen con grandes pasos, siempre enfocados en crecer y vivir dentro de los valores sociales”.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios