Un momento inolvidable

Era 5 de septiembre de 2019. El cumpleaños de mi papá se acercaba. Ese día mi padre nos dijo a mí
y a mis hermanos que íbamos a la playa, que debíamos llevar ropa suficiente. Nos quedamos con la
intriga del por qué nos dijo eso de la ropa y aunque le preguntamos, él insistió en que era una
sorpresa. Como era de noche nos fuimos a descansar. Bueno no sé ellos, pero yo no pude porque
quería saber cuál era la sorpresa. Al final el sueño me venció.
Finalmente, llegó el 6 de septiembre. Me levanté agarré mi teléfono para ver qué hora era y Vi que
eran las 8:15 a.m. y fui a felicitarlo. Él me dijo que me fuera a bañar y vestirme porque nos íbamos,
pues mis hermanos se habían levantado y solo faltaba yo. Entonces me bañé, me vestí y desayuné
rico: jugo de naranja con cruasán de chocolate. Reposamos un rato y nos fuimos.
Al llegar a la playa la noticia era que nos íbamos a quedar durmiendo en un apartamento de un
hotel cerca de la playa. Nos fuimos al lugar donde nos hospedaríamos para cambiarnos la ropa.
Luego nos fuimos a bañar en la playa. Nos tomamos fotos, nos pusimos a jugar dibujando en la
arena y haciendo castillos de arena, para divertirnos. A las 4:05 p.m. nos regresamos al
departamento, mis hermanos, mi abuela y yo nos acostamos a descansar. Mientras tanto mi papá
y mi mamá se fueron a comprar un pastel para cantar el cumpleaños en la noche.
A las 9:09 p.m. me levanté, ya mis hermanos y mi abuela estaban despiertos me lavé la cara y
cantamos el cumpleaños.

Por favor espera...
¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios