Una experiencia inolvidable en Tortí

En un viaje en autobús hacia un lugar de verdes pastos, viento enternecedor, ríos, quebradas y contacto directo con la naturaleza, 52 jóvenes van a encontrarse con ellos mismos.

El viernes 26 de febrero de 2021, a las 5:00 a.m. salimos de la parroquia Nuestra Señora de Belén, ubicada en el corregimiento de Tocumen, hacia el distrito de Tortí creado en el Proyecto de Ley 399 de 2020. El tiempo aproximado en bus es de 2 a 3 horas hasta Tortí cabecera, de ahí continuamos hacia una finca en Platanilla, situada al noreste de Nuevo Paraíso y al noroeste de Rio Arenal.

El ambiente era alegre, las personas cantaban y algunas hasta bailaban. Fue un viaje sin complicaciones, la carretera principal está bien construida, apta para el paso vehicular, luego tomamos una carretera rural de piedras y tierra. En esta vía el autobús tiene algunos problemas: el vehículo se ralentiza y empieza el estrés. La actitud de los jóvenes dentro del autobús no es la misma, ya que se quejan por las molestias que se dan, pero todo se mejora cuando notan que están aproximándose al lugar de destino.

El autobús puede pasar tranquilamente las primeras colinas, pero al llegar a una quebrada que se había crecido días antes, comentaron que no lograrían llegar a la finca. Algunos de los que iban a bordo bajaron a revisar la profundidad y al no ser tan honda el autobús logró pasar la quebrada, incluso subir la última colina. Y finalmente, llegamos a las 10:00 a.m. al campamento en Platanilla. El viaje duró más tiempo de lo esperado, pero lo que íbamos a vivir compensaría cualquier incidente desagradable.

Desempacamos y fuimos hacia los lugares destinados para armar las tiendas de campaña. Después nos llamaron a la casa principal para separarnos por grupos a los que llamaron tribus, estos serían grupos de competición, porque el campamento tenía un ambiente de competencia.

Se nos revela que fue un milagro que el campamento se hiciera, debido a que personas cercanas y muy apegadas a la pastoral juvenil se negaron a la iniciativa del campamento, igualmente, se nos comentó que hasta un día antes todavía era incierto que se pudiera realizar el viaje.

Posteriormente, fuimos hacia un gran árbol, en ese lugar se nos dijo la dinámica de las actividades y los lineamientos a seguir en el campamento.  Después nos enviaron a nuestras tiendas para realizar una de las actividades planeadas antes de la organización de los equipos.

La primera actividad fue un poco polémica, porque las reglas no estaban claras y hubo muchos errores en su desarrollo.  Seguidamente, mi equipo subió a la colina más alta y al estar ahí encontré una calma y tranquilidad nunca sentida; por unos segundos el sonido del viento, de las hojas y de las aves se apoderaron de mí y en ese momento me sentí en paz y en armonía conmigo mismo.

La estadía en el campamento fue divertida, armoniosa y emocionante, hubo compañerismo entre los miembros de mi grupo y eso nos dio como resultado que fuésemos victoriosos en la competencia. La alegría inundó el lugar entre aplausos y risas, así finalizó el viaje y nuestra estancia en esa mágica tierra de Tortí.

Por favor espera...
¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios