La mujer de la física

Como una semilla que recibe los primeros rayos de sol y germina, la pequeña de 6 años conocía la suma, la resta, lectura silábica y escritura gracias a las enseñanzas de la señora Judy, mi abuela.

En 1978 inició estudios primarios y durante esta época tuvo maestros inspiradores que detectaron su talento para las ciencias exactas (matemáticas, ciencias naturales). Era la tutora de sus compañeros.

Al completar la primaria, ingresa al Instituto Justo Arosemena, centro educativo de carácter privado en donde, por su alto nivel académico, saltó del primer año al tercero de secundaria cursando las materias básicas en dos meses de curso intensivo. Termina el bachiller en ciencias a los 15 años.  Reconozco que son muy pocos los centros educativos que se dedican a fortalecer y reconocer el desempeño estudiantil, lo que conoce como altas capacidades.

Concluida la secundaria, se le ofrece la oportunidad de estudiar en la Universidad Tecnológica de Panamá, cursando dos carreras seguidas: Ingeniería Industrial y Licenciatura en Docencia en Física. A este nivel le representó un reto identificar las carencias de algunos estudiantes universitarios y el hecho de que había pocas mujeres dedicadas a estas profesiones. Sin embargo, esto no fue obstáculo y culmina ambas carreras exitosamente. Esta fue la llave maestra que le permitió iniciar una nueva historia en este campo. A partir de este momento empezó a laborar en distintos planteles educativo de la región metropolitana.

Reconocida por su trabajo, obtiene una beca de excelencia en ciencias para un postgrado en Enseñanza de Ciencias por Indagación, avalado por la Secretaría Nacional de Ciencia Tecnológica e Innovación (SENACYT), graduándose con el primer puesto de honor.  Al culminar estos estudios especializados participa por un periodo de tres años en la preparación y acompañamiento de educadores de nivel primario para aplicar estrategias indagatorias a los chicos desde preescolar hasta séptimo grado que permitan mejorar el proceso de enseñanza- aprendizaje de las ciencias.

Actualmente continúa su desarrollo profesional cursando una Especialización en Enseñanza de la Física, con beca de excelencia por SENACYT y a la vez dedica tiempo a su hogar y a su trabajo docente a través del cual impulsa el desarrollo de las ciencias siendo tutora de proyectos científicos.

Durante la pandemia aplicó herramientas TIC (Tecnología de la información y la comunicación) para hacer interactivas las clases virtuales y fortaleciendo su formación integral con un Diplomado en Inteligencia Emocional. A la vez, mantenía activos a los estudiantes promoviendo y dando seguimiento a los proyectos innovadores que surgieran para concursar y desarrollar talentos, habilidades y destrezas científicas.

Considero que la mujer de la física, mi progenitora, es una mente brillante con corazón de oro, fuente de inspiración y una de las mejores docentes de nuestro país.

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!