Mi viaje fugaz a Loma Campana

Sentía mis oídos tan apretados que pensé que iban a estallar. Apreté mis orejas con las manos y cerré los ojos hasta que todo pasó. Fueron unos segundos muy largos. 

Pero todo valió la pena. Había subido casi mil metros sobre el nivel del mar hasta llegar a uno de los puntos más altos de uno de los cerros más bonitos que he visto: Campana. Desde aquí la bahía de Chame es tan inmensa que parece que nunca acabará, y a la vez es tan pequeña que siento que puedo cubrirla con mis manos. 

Cuando mi papá me propuso que viniéramos no pensaba que esto fuera así. Y bueno, me di la tarea de investigar y descubrí que el Parque Nacional Altos de Campana, donde se encuentra el cerro Campana, fue el primer parque nacional creado en la República de Panamá, en 1966. No lo dudé: le dije a mi papá que se veía muy interesante y sí estaba animado, quería ir. 

El viaje al mirador del parque fue largo, pero hacía buen tiempo. 

Subiendo solo tuvimos oportunidad de ver la bahía, porque en cuestión de minutos empezó a llover y debimos volver. No pude llegar a la cima, donde está la cruz, el emblema de este sitio. Había escuchado que para llegar solo había que bordear la roca del lado izquierdo y evitar acercarse mucho a la punta porque hay muchas piedras sueltas. 

Me alegró que al bajar usé un sendero por donde está la calle, muy bonito y rodeado de árboles, tanto que parecía túnel. 

Este viaje fugaz fue una experiencia muy bonita. Recomiendo mucho Loma Campana para pasar momentos en familia o con amigos. Es un hermoso lugar para despejar la mente del trabajo, la ciudad, descansar del día a día y hacer algo diferente. 

Para mí, además, fue importante porque no paso mucho tiempo con mi papá, así que ese momento nunca lo olvidaré.

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!