¡No es profesión, es vocación!

Iniciaba el año vigésimo del siglo XXI, un 13 de marzo de 2020; cuando la pandemia Covid-19 sacudió al mundo. De manera que se vieron afectados ámbitos sociales, culturales, políticos, y hasta educativos. Miles de personas sufrieron diversidad de cambios en sus vidas; en especial los distintos centros educativos, el personal, maestros y alumnos que los conforman. Pues bien, mi madre Mariela García, quien ha sido maestra de Colegio Boston Bilingüe desde 2007; es una mujer que superó innumerables obstáculos durante “La educación a distancia” o mayormente conocida como “Homeschooling”.

A la edad de 17 años, ella se graduó como “Secretaria Bilingüe” del mismo centro educativo, el cual ella forma parte actualmente. Antes de que su vocación fuera ser educadora, ella realizó diversidad de ocupaciones, las cuales le ayudaron a crecer en el ámbito profesional. Entre ellas se destacan: secretaria de gerencia y recepcionista; dichas experiencias expandieron sus conocimientos administrativos y sociales.

Transcurría el año de 2007 cuando decidió retomar el área profesional luego de un receso para cuidar de sus dos pequeñas hijas.  Solicitó al colegio, del cual ella se graduó, que la colocaran o recomendaran nuevamente a alguna empresa, pero las sorpresas de la vida; pasaron dos días cuando recibió una llamada del mismo establecimiento para motivarle a probar y aplicar sus conocimientos en el área de inglés para enseñar a los alumnos del área de primaria, el cual ella aceptó sin imaginarse que era el comienzo de una aventura llena de amor, vivencias, alegría, y sobre todo mucho aprendizaje.

Durante todos estos años ha mejorado sus técnicas de enseñanza, y se dio cuenta que su verdadera vocación estaba en el corazón de los niños, en esas aulas donde se emprenden proyectos maravillosos.  Por supuesto, en esos años se capacitó; pudo obtener su certificación por parte de la Universidad de Cambridge, la cual demuestra su capacidad como maestra de inglés.  Ha tenido la oportunidad de enseñar en diversos niveles, como: preprimaria, primaria, básico y diversificado, los cuales le han dado la oportunidad de obtener diversas vivencias, y conservar el amor de sus diferentes alumnos.

Ella es descrita por sus alumnos como una mujer inteligente, carismática, creativa, responsable, paciente, fuerte y capaz de sobrepasar y resolver cualquier inconveniente que se atraviese en su vida, y por supuesto, una excelente madre. Mariela, hizo un arduo trabajo día con día para mejorar cada vez más la educación de sus alumnos a través de diversas capacitaciones sobre cómo la tecnología influía en esta nueva realidad y por las que estuvo motivada a seguir adelante cumpliendo su honorable vocación.

Los factores que intervenían en la mejora de la educación en tiempos de pandemia iban aumentando, por lo que ella siempre trataba de buscar nuevas herramientas para que el desarrollo y formación de sus alumnos fuera siempre la mejor. En sus palabras demuestra que no hay un sólo día que agradezca a Dios por haberle dado la oportunidad y privilegio de trabajar con futuros profesionales, esperando haber dejado una huella y tocado sus corazones.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios