Una cultura aborigen que es parte de nuestra identidad

¿Te interesaría conocer la cultura aborigen de Guna Yala? Si tu respuesta es afirmativa, ¡es momento de seguir esta lectura! Se trata de un grupo indígena de Panamá localizado en la costa Caribe, que mantiene un estatus semiautónomo dentro del territorio nacional, conservando su  larga historia de mercantilismo y comercio internacional.

Los gunas viven principalmente del turismo, la artesanía y la pesca. Cuando viajas como turista te piden cuidar las instalaciones que ofrecen y que se entrelazan con elementos de la naturaleza. De hecho, a sus propios habitantes también les piden hacer uso responsable de la energía eléctrica y del agua.

Las artesanías son el sello distintivo de los gunas y reflejan su amor por los recursos naturales. Destacan los bordados impecables de llamativos colores, que lucen en sus bellos y costosos vestuarios, los cuales confeccionan ellos mismos. La prenda de vestir más conocida es la parte superior del traje femenino guna, que en su lengua llaman “mola”,  y que en español tendría el significado de “ropa”. Como dato curioso, estas hermosas prendas están protegidas por ley, para evitar que sean comercializadas en el mercado (o falsificadas) por personas que no pertenecen a esta cultura.

He podido ver de cerca ese vestuario multicolor lleno de simbolismo maravilloso, de animales sagrados e historias de origen cosmogónico. ¡Guau!, qué interesante me parecía todo. Pregunté ¿por qué su vestuario representa estos temas? Me explicaron que esta cultura tiene sus bases en la creencia de tres principios: Dios, la naturaleza y el cosmos, ya que para el pueblo guna los seres humanos y la naturaleza forman parte de la misma identidad. 

Al final pude comprender que las molas llevan un impresionante mensaje a la sociedad, pues quienes admiramos los elaborados diseños, podemos ver a través de ellas el respeto que tienen los gunas por la naturaleza y la importancia de cuidar y preservar la riqueza humana.

No puedo dejar de mencionar su gastronomía que es muy rica en mariscos. Me contaba José González, nativo del lugar, que esto se debe a que la pesca es una actividad principal para la sustentación del pueblo. Entre los mariscos que más consumen están el pescado y las langostas. Uno de sus platos más conocidos es el tule masi, delicioso platillo con sabor a pescado, un toque de coco agradable al paladar, picante y limón; una combinación que incita a seguir disfrutando sus delicias culinarias. 

Después de llevarte a esta aventura guna, quiero también describirte la forma en que el turista puede disfrutar este hermoso lugar. Podrá dormir en hamacas tradicionales, contemplar el cielo lleno de estrellas reposando en pequeñas cabañas construidas de techos de paja o en pequeños yates. De seguro será transportado a un mundo de paz y tranquilidad… y, de paso, se refrescará con una rica agua de coco, mientras observa la tradicional danza de estas hospitalarias y amables personas, que viven como guardianes de su cultura ancestral.

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

Evalúa la Crónica

Por favor espera...

¿Le ha gustado esta lectura? ¿Quisiera dejarnos su opinión?

Le invitamos a retroalimentar al joven escritor dejando su opinión sobre este y todos los textos participantes iniciando sesión o registrándose aquí.

¡Comparte esta Crónica en las Redes!