Un viaje con mis mascotas

En este viaje íbamos a celebrar el cumpleaños de mi abuela, pensábamos en ir a una cabaña. Mi madre pensó en llevar los cachorros para no dejarlos solos en casa. Ella le comentó a mi hermana mayor para que llevara también a sus perritos.

El día del viaje nos levantamos temprano, nos alistamos, mi mamá y papá se fueron aparte. Mis hermanos y yo juntos a los cachorros teníamos que esperar a mi hermana mayor…estábamos esperando, el tiempo se nos hacía eterno.

Mis hermanos y yo decíamos:

–de seguro mi mamá ya está allá

–deben estar gozando de la piscina

En eso escuchamos un sonido, miramos por la ventana y estaba el carro de mi hermana; mis otros hermanos y yo estábamos felices al subir las maletas en el maletero y los cachorros con nosotros.

En el camino hacia la cabaña una de mis mascotas defecó en el carro, tuvimos que parar para limpiar, avanzamos, pero unos minutos después vómito todo el asiento provocando un mal olor.

Mi hermana, ya molesta por lo sucedido tuvo que detenerse para ir a una tienda cercana y comprar toallas para limpiar nuevamente, después de allí todo iba bien…. Hablando con mi abuela, de repente la cachorra que tenía mi hermano se orinó sobre él, los otros cachorros estaban muy desesperados.

Después ellos se quedaron quietecitos; ya en el camino hacia la cabaña nos encontramos un tranque que nos hizo demorar dos horas más.

Decíamos mis hermanos y yo en el camino:

–¿Cómo será la cabaña?

–¿Los cuartos serán grandes?

De tanto hacernos preguntas nos dimos cuenta de que ya habíamos llegado a la cabaña. Mis hermanos de una vez fueron a la piscina; ya en la noche le cantamos el dulce a mi abuela.

Al día siguiente en la tarde, ya de regreso mis hermanos iban con mi papá y mamá para no ser molestado por los perritos.

En el otro carro íbamos, mi hermana, mi abuela y yo, junto a los cachorros; esta vez los perros iban en el asiento trasero. Durante el viaje decidí escuchar música para estar más cómoda, los cachorros iban con la boca abierta jadeando, pero luego se quedaron dormidos.

En el camino dos carros se habían chocado y de pronto mi hermana pasó por una curva y los cachorros se desesperaron, después de unas horas llegamos a la casa donde ya estaba mi mamá y papá con mis hermanos, me alegré de haber regresado que sin pensarlo me acosté a dormir, sin antes preguntarle a mi abuela que, si la había pasado bien, ella me respondió:

–me gustó mucho, la verdad estuvo muy divertido ir a una cabaña y mejor porque fue en familia

–me gusta que le haya encantado

Le dije con una sonrisa…

Por favor espera...
¡Comparte esta Crónica en las Redes!

Comentarios