Verdadero origen de la niña encantada del Salto del pilón

Las Trancas es un corregimiento del distrito de Guararé, provincia de Los Santos. En el 2010, contaba con 511 habitantes. Hay muchas rutas que te llevan a este destino: por Montero, Las Palmitas, Sabana Grande, Llano Bajo y Macaracas. Está lleno de lugares esplendidos, que sin duda pueden llamar la atención de un turista o de un panameño. Lo curioso de estos sitios es que, de un solo lugar, nacen varios. Empezando con el río Guararé que nace en el Cerro Canajagua en donde sobresalen los ríos como el Salto del Pilón, Bajo Río, Río Hondo, Cañaza, Río Perales, Pasera, entre otros. 

 

El Salto del Pilón es muy reconocido en la provincia de los Santos por su historia. El nombre proviene de sus rocas que contienen huecos gigantes parecidas a un pilón, de los árboles frondosos que contiene, caen chorros de agua en donde se decía que tenían oro en los tiempos de los españoles. Contaban que había una mujer hermosa con prendas muy valiosas y los españoles las querían. Pero, tenían escoger entre las prendas o ella y muchos se ahogaban por ir en busca de las prendas. De aquí, sale la leyenda de la “Niña Encantada del Salto del Pilón”.  

 

Este salto baja por el cerro Canjagua, pasa por pueblos como el Macano hasta llegar al Salto de Cañazas el cual se le conoce por ese nombre porque en el lugar hay muchos bambús. En el tiempo de antes, al bambú se le conocía como “Cañazas” y las personas que habitaban el sitio, lo bautizaron. Siguiendo el camino, hay otro salto llamado el Siete Varas, que es una charca tan profunda que las personas hundieron siete varas para ver hasta donde llegaba, pero no alcanzaron a pesar de que eran muy largas. Estos tres saltos son los más reconocidos, sin embargo, está la posibilidad de que haya más porque no se han explorado las otras áreas. Pero, no solo son saltos, podemos destacar el río La Flor el cual es muy bonito y cuidado por los habitantes. En el verano, las personas colocan como una represa alrededor de este para que se cree un pozo y que no pasen animales peligrosos. Se utiliza de balneario. Se pueden recolectar camarones del agua y frutas de los árboles de su alrededor. 

 

El Cerro Canajagua era un lugar que no estaba explorado, solo era montaña, las personas lo ocupaban como sitio de siembra, pero esto se interrumpió con la llegada de los extranjeros llenos de curiosidad, que querían investigarlo. Creían que dentro del cerro había una inmensa cantidad de agua y construyeron una estación para medir la presión de este. Luego de esto, el lugar se convirtió habitable. Las personas comenzaron a construir casas. Así fue cambiado hoy día, a un lugar para turistas o simplemente para realizar un viaje de vacaciones. Contiene tiendas, parques y restaurantes. 

Además de ríos y cerros, hay diversidad de especies, animales y frutas salvajes que no se terminan de explorar por lo extenso que son. 

                                                                                                                

Iris Rivera XI B 

Comentarios