Una bocanada de aire fresco en medio del Covid-19

A finales del 2021, después de un año y medio de encierro por Covid-19, visite con un par amigos y familiares la finca agroturistica Caballo Viejo, ubicada en Penonomé, La Pintada. El sentimiento y la felicidad de salir de casa y divertirme con seres queridos me hacían sentir bien y en paz.

Al llegar a la finca, la mañana comenzó en la cocina, con una deliciosa mezcla de olores: bacon, tortilla, pancakes y jugo de naranja. Nos sentamos a desayunar todos juntos en una mesa redonda y a disfrutar de los amplios paisajes, animales y los frescos vientos que habían. Era una sensación demasiado extraña y al mismo tiempo placentera, de por fin poder comer acompañada de alguien que no fuera yo misma, ese placer de por fin ver otra vez las caras de mis amigos y divertirnos todos juntos denuevo, era una sensación maravillosa e indescriptible.

La tarde de ese día disfrutamos de un sinfín de actividades que nos sacaron de la monotonía de aquellos días de pandemia, jugamos con la Mona Lolita, una pequeña monita titi muy bonita, con su vientre blanco y su cola cubierta con un largo pelaje negro y marrón. Luego continuamos viendo los demás animales de la finca, las ovejas, los patos y al puerquito Sebastian. Sebastian es un puerco vietnamita color negro, tiene un cuerpo robusto y regordete y un hocico corto, es muy divertido y le gusta interactuar con los visitantes. La tarde se hizo corta para todo lo que teniamos planeado hacer, jugar ping pong, ir a la piscina, visitar el río, jugar voleibol y montar a caballo. Por último, subimos caminando hasta el mirador. Llegamos exhaustos al terminar de subir la gran montaña, pero el placer de ver la vista en la punta de ella valió totalmemte la pena.
Al menos esa tarde nos sentiamos libres y de regreso a la tan anhelada “normalidad”.

Al caer la noche, preparamos una rica barbacoa y cenamos todos juntos riéndonos de las aventuras de ese día. Antes de ir dormir, encendimos una fogata y apreciamos el hermoso cielo estrellado. Lejos de las luces de la ciudad, el cielo estrellado es un bello espectáculo. Luego de pensar que la noche no podría estar más hermosa, paso algo bastante raro, una estrella fugaz, lo más hermoso que he visto. Antes que la estrella terminará de pasar logre pedir un deseo, que este maravilloso viaje se volviera a repetir. Sin duda esa noche termino de una manera espectacular, y es que no podían faltar los tradicionales malvaviscos y las historias de terror. No queríamos que la noche terminará, pero lastimosamente ya era hora de dormir.

A la mañana siguiente nos levantamos temprano para desayunar y alistar nuestras maletas. Luego nos retiramos de la finca con aquella satisfacción de poder haber vivido una experiencia tan especial. Definitivamente espero con ansias poder repetir esta aventura ya que sin duda este viaje fue una bocanada de aire fresco en medio del Covid-19!

 

Comentarios