Tema 3, Actividad 1
En Progreso

Demostraciones

Tema Progreso
0% Completado

Práctica 1

Para presentarte el Lenguaje Ecológico, realizaremos una práctica que te permitirá conocerlo.  

Para ello, realizaremos una visualización. Esto es solo cerrar los ojos y seguir las instrucciones que el profesor te dará. Es importante que te sienten correctamente en su silla, con los 2 pies en el piso , que te mantengan en silencio y cierres los ojos para que te concentres en la voz que leerá un texto.


Procesamiento 1:

Al terminar la visualización, 

  1. Responde las preguntas y comenta tu experiencia.  para reconocer que una de las maravillas del cerebro es, que es capaz de creerse lo que dicen y actuar en consecuencia. Por eso es tan importante aprender el Lenguaje Ecológico.
  1. El cerebro es tan poderoso que no requiere vivir situaciones, basta con sentir que las vivió, él se lo creerá y actuará en consecuencia.
  2. De ahí que es tan importante cuidar el cerebro y lo que nos decimos, porque ¿se imaginan qué pasa cuándo decimos “¡qué bruto soy!” o “¡soy un perdedor!”? ¿Qué les parece? 

Por eso es tan importante ser cuidadoso cuando hablamos en voz alta o internamente, con nosotros mismos,  porque nuestro cerebro escucha y actúa en consecuencia y más allá de lo que decimos, la manera como lo decimos y el lenguaje que utilizamos afecta nuestras vidas, predispone  nuestras decisiones y también las acciones. 

Práctica 2:

Ahora, libérense de cualquier material que tengan en las piernas o manos, necesito que puedan levantarse de la silla libremente. 

Les daré una instrucción y les pido que la sigan… Comienzo… “De pié” (espera que todos se levanten). Luego, pide… “Siéntense” ( espera que lo hagan). 

Repite la actividad 3 veces en la cuarta diles… “De pié” y cuando estén todos  parados pide…  “Traten de sentarse” y observa lo que sucede para que puedas comentarlo.

Sonríe, agradece su participación y explica:

Procesamiento 2

El Lenguaje Ecológico es un lenguaje que te compromete con lo que quieres que pase. El cerebro escucha y se suma a colaborar con los compromisos que tú estás interesado en cumplir.  Cuando a las instrucciones agregas la palabra, “traten” de sentarse, se generó la confusión, no sabían qué hacer, por tanto se dieron variadas respuestas. Entonces, palabras como “tratar” no ayudan a tus mensajes con la gente ni contigo mismo.  Es confuso y produce respuestas con dudas o errores

Por eso, en vez de decir “trataré de pasar por tu casa”, es mejor afirmar “voy a pasar por tu casa o NO voy a pasar”, así todos (incluido tu cerebro) sabrán qué quieres hacer, con qué estás comprometido y te ayudará a salvar cualquier obstáculo que surja.

¿Cuántas veces hemos dicho: “Trataré de comenzar a caminar la próxima semana” o “trataré de hacer la tarea mañana”? Y ya conocemos los resultados. Comencemos a cambiar nuestra manera de expresarnos, y nuestras acciones cambiarán.

Práctica 3

Deseo aclarar que esto no es magia ni lavado de cerebro.  Simplemente, baja las barreras para que el oyente o mi cerebro puedan escuchar lo que digo y luego tomar su decisión con respecto al tema que se trabaja. 

Con esta información sólo pretendemos colocar una alarma, pedirles que estén alertas, que potencien su comunicación y sus mensajes para que llegue a quién está dirigidos o a ustedes, y luego permita que cada quien tome su decisión. Esto es fácil, y requiere práctica para abandonar las antiguas costumbres.

Práctica 4

A veces decimos lo que no queremos o no pasa, con la esperanza que el otro entienda lo  que SÍ pasa o si queremos. Frases como “no quisiera comer pasta hoy” obligan a la otra persona a suponer lo que sí quieres, pero tiene tantas opciones que difícilmente lo logrará. 

Igual pasa con otras frases como “no coloquen fotos feas en el trabajo”, o “no quiero ese folder”; oraciones que, si bien dan información, es mínima para tomar decisiones o hacer o complacer al otro.

Es más claro y directo decir, hoy quiero cenar pizza o pásame un folder nuevo, amarillo y con ganchos. Así recibiré lo que quiero.